Menu

Analizan componente de la mariguana para combatir epilepsia farmacorresistente

 
CENTRO DE INVESTIGACIÓN Y DE ESTUDIOS AVANZADOS
Han observado que el cannabidiol, sustancia sin efectos sicoactivos, puede tener resultados benéficos en algunos tipos de epilepsia catastrófica 
Un problema importante de la epilepsia son los pacientes que a pesar de tomar drogas antiepilépticas no se controlan y siguen teniendo crisis; eso es conocido como epilepsia farmacorresistente. 
Este grupo resulta un problema social, económico y de salud muy importante, porque no trabajan, no tienen vida social o son estigmatizados al no saber en qué momento se les va a presentar una crisis.
Existen diversas estrategias para controlar la epilepsia farmacorresistente, una de ellas es un procedimiento quirúrgico; es decir, remover la parte del cerebro dañada. Sin embargo, esa cirugía es costosa y no todos los pacientes son candidatos. 
Existen otras estrategias como la neuromodulación, también con altos costos y aún no muy bien establecida. Por ello es necesario buscar otras alternativas terapéuticas.
Analizar el uso de la mariguana con fines médicos desde una óptica científica es el objetivo de Luisa Rocha Arrieta, investigadora del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav Unidad Coapa, quien desarrolla diversos estudios para analizar los efectos benéficos que puede producir el cannabidiol, uno de los 600 componentes de la mariguana, en pacientes con epilepsia farmacorresistente.
“Recientemente se ha considerado que la mariguana puede ser una terapia farmacológica para controlar la epilepsia famacorresistente. Se sugiere que puede aplicarse en varios tipos de epilepsia, pero solo es realmente efectiva para las llamadas epilepsias catastróficas, donde el paciente presenta hasta 100 crisis al día”, explicó la investigadora.
Al recibir la mariguana, las crisis disminuyen, lo que representa cierta mejoría para la calidad de vida de los pacientes, aunque no de manera óptima para considerar al tratamiento funcional. “No todas las epilepsias son farmacorresistentes, por lo que la idea es identificar en cuáles se pueden aplicar los derivados de la mariguana”, explicó Rocha Arrieta.
El cannabidiol es una sustancia que no genera efectos psicoactivos, razón por la cual los investigadores lo analizan para su posible aplicación en algunos tipos de epilepsia farmacorresistente. Se ha observado que si produce beneficios en ciertos casos, aunque en otros puede inducir efectos secundarios importantes, al grado que en lugar de disminuir las crisis, las aumenta.
El protocolo de investigación emplea dos modelos: uno animal (rata) y otro con muestras del tejido cerebral humano, donado por pacientes sometidos a cirugía de epilepsia del Instituto Mexicano del Seguro Social y del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.
“Trabajamos con especialista que hacen cirugía de epilepsia en pacientes a quienes se les remueve la parte dañada del cerebro y la donan para emplearla en ensayos; hacer pruebas con este tipo de sustancias, con el objetivo de observar si es posible que tengan algún efecto benéfico”, expuso Luisa Rocha.
El cannabidiol sí tiene algunos efectos beneficios en un tipo de epilepsia que provoca crisis generalizadas. En este momento los expertos del Cinvestav trabajan en modelo animales, pero una vez que comprueben que funciona se puede llevar al humano, siempre y cuando aseguren que no produce efectos secundarios.
Más allá de lo controversial que puede resultar el uso de la mariguana con fines médicos, desde una óptica científica es necesario y benéfico continuar con su estudio, pero se requiere de mayor discusión para saber cómo realizar los análisis que lleven a conclusiones importantes, consideró Luisa Rocha Arrieta.
 
Read more...

Tecnología para el tratamiento de aguas residuales del sector industrial

Por Chessil Dohvehnain
 
San Luis Potosí, San Luis Potosí. 9 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). El Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt) desarrolla tecnología para el tratamiento de aguas contaminadas en el sector industrial, que se pondrá a prueba en una empresa de reciente instalación en la zona industrial de la capital potosina, y que se constituye como el resultado de un trabajo de vinculación entre la ciencia y el sector productivo en aras de atender un problema ecológico y ambiental de gran relevancia actual.
 “Es una empresa que en su proceso genera agua contaminada que es reutilizada para otros procesos y actividades productivas. Se generan alrededor de 30 mil litros por semana de esta agua, y se confinaba para que otra empresa la tratara, lo cual tenía un costo elevado. El problema vino cuando en los planes de expansión, la generación de esa agua tendría un impacto a la larga negativo, pero también tiene que ver que la empresa mantiene una conciencia ambiental muy positiva”, comenta el doctor César Nieto Delgado, uno de los titulares del proyecto en la División de Ciencias Ambientales.
En entrevista, comenta que fue la empresa la que tuvo la visión de acercarse al centro público de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) buscando una solución al problema, posterior a una visita preliminar que el equipo del investigador hizo a la empresa. 
“En esos primeros acercamientos es difícil que una empresa se abra, sobre todo en la parte ambiental porque son muy celosos en cuanto a que se publique la generación de contaminación porque se puede malinterpretar. Todas las empresas generan residuos, eso es parte de la actividad productiva, pero a veces no se comprende. Y el agua que producen es muy particular y nosotros encajamos muy bien”. 
 
Procedimientos
La demanda química de oxígeno es una medida de todos los contaminantes que están presentes en el agua y que se pueden oxidar, a manera de un indicador de calidad en el agua. En el recurso potable este índice debe ser de cero o de un miligramo por litro, mientras que en aguas residuales sin tratar, el índice oscila entre los 300 y 500 miligramos por litro. Pero en el agua provista tiene un índice entre los 40 mil y los 100 mil miligramos por litro.
 “Es un agua de limpieza, como cuando trapeas un piso muy sucio y el agua te queda muy negra. Tiene mucha suciedad: grasa, aceites, metales, etcétera. Eso hace que los contaminantes queden en el agua a manera de suspensión homogénea que es difícil de limpiar. Y entramos a hacer un estudio para caracterizar el agua y a partir de eso diseñamos un proceso para eliminar lo que tenga. Nosotros ya habíamos tenido cierta experiencia previa y la adecuamos a esta agua”.
El proceso consiste en quitar al agua las grasas, separándolas por densidad por medio de una serie de bandas, para luego clarificar el agua para estabilizar los contaminantes que quedan suspendidos en el líquido gracias a la adhesión de reactivos, con el objetivo de que sedimenten para poder extraerse. Los compuestos disueltos se eliminan mediante un proceso de absorción.
“Al final hay un proceso de desinfección y acondicionamiento del agua mediante oxidación avanzada. Entonces aquí el aporte, o la ventaja que la empresa vio con nosotros, fue que su alternativa de solución era contratar un proveedor o una consultoría, cuyas opciones hubieran sido 'plantas paquete', y esa no es una muy buena alternativa porque esas plantas paquete no están diseñadas para la calidad de agua que ellos generaban. Son estandarizadas. Y en este caso como el agua residual es muy compleja, tienes que hacer un estudio a profundidad para ver realmente qué es lo que sirve”.
Con la infraestructura tecnológica que mantienen en el centro de investigación, se logró conocer qué contaminantes había en el agua y sus proporciones y características, lo cual permitió diseñar una estrategia de tratamiento funcional que puede volverse, a la larga, una alternativa regional útil para las distintas empresas con grandes consumos de agua, en términos de costo-beneficio.
 “Es atractivo para las empresas, y ellos también se apoyan en nosotros para resolver un problema económico y ambiental, y nosotros abordamos el proyecto de manera integral, desde el estudio integral, el diseño de la planta, su instalación, arranque, capacitación y seguimiento. Es un proyecto interesante que puede emplearse en otras empresas. Aquí en la división este es el tercer proyecto similar que ya llevamos, que realmente estamos vinculados con la industria solucionando estos problemas”.
El equipo de trabajo está integrado por profesores investigadores de la División de Ciencias Ambientales del Ipicyt, como el doctor José René Rangel Méndez, especializado en biotecnología e ingeniería ambiental, así como por el doctor Luis Felipe Cházaro Ruiz.
"El proyecto resulta bastante interesante porque demuestra una interacción positiva entre comunidad académica y sector privado e industrial para resolver un problema ambiental en donde la industria juega un papel importante, sobre todo al tomar conciencia de que es necesario invertir para no sobreexplotar el recurso. La tecnología convencional de tratamiento ya existe y muchas empresas lo hacen. El problema es cuando llegan a tener un agua difícil de tratar. Entonces se vuelve una actividad conjunta. Pienso que esta dinámica es interesante y que se deben conjuntar varios factores como la visión de impacto ambiental de la empresa. Ya hay un avance importante y cada vez más empresas lo hacen no por el dinero, sino por reducir su impacto ambiental, como ocurre en empresas internacionales donde sus criterios deben homologarse. Pero en México apenas va empezando y ya hay bastante avance”, concluye el investigador.
 
Read more...

Energías alternas rompen paradigmas sobre producción de electricidad y nos acercan a la democratización energética

CENTRO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y DE EDUCACIÓN SUPERIOR DE ENSENADA
Boletín informativo No. 70/2018 
CICESE organiza V Foro y 1er Simposio de Energías Alternas
 
Ensenada, Baja California, México, octubre de 2018. “Hoy en día la mayoría de la población puede producir energía en sus casas, en sus empresas, en sus oficinas, a un costo menor de lo que nos cuesta a todos la energía eléctrica con hidrocarburos. Estamos rompiendo un paradigma (sobre la centralización en la producción de electricidad) y estamos acercándonos a lo que puede ser una verdadera democratización de la energía a partir de fuentes renovables”.
Esto lo señaló el Dr. Antonio del Río Portilla, responsable del Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar (CeMIE-Sol), quien además informó que México tiene el record de energía eléctrica más barata producida con renovables, “y ese costo (de energía fotovoltaica y eólica) es tres veces menor que con gas natural, que es la energía que se dice limpia”.
Esto ocurrió hoy en la apertura de un evento doble celebrado en el CICESE, el V Foro y el 1er Simposio de Energías Renovables, que se organizan con el objetivo de fomentar y fortalecer las relaciones académicas multidisciplinarias entre instituciones, el sector industrial y hacia el interior del mismo centro, como explicó su director general, Guido Marinone Moschetto.
A lo largo de estos cinco años, agregó, estos foros han servido como una plataforma para subrayar la urgente necesidad que se tiene a nivel mundial para explorar y explotar adecuadamente las opciones que tenemos en energías renovables, con el objeto de substituir las fuentes de energía convencionales y para mitigar los efectos del calentamiento global y el cambio climático.
A nombre del comité organizador, Vanesa Magar, investigadora del CICESE, dijo que se busca con estos eventos “atraer capital humano; que los jóvenes se interesen en estas áreas para poder enfrentar los retos que tenemos en el país a causa del cambio climático, los problemas de salud que se están dando por la contaminación ambiental, y los problemas de vulnerabilidad del ambiente y sociales”.
El Dr. Arturo Sánchez Carmona, responsable técnico del Centro Mexicano de Innovación en Bioenergía (CeMIE-Bio) explicó que si México utilizara bioetanol en lugar de gasolina, reduciría a la mitad lo que invirtió en 2016 para producir electricidad.
Esto significa que México requiere 3 mil millones de litros de bioetanol por año (que significan 3 mil millones de dólares), una cifra que todavía no se produce aquí. “La capacidad instalada para producir bioetanol es alrededor de 80 a 100 millones de litros por año. Esto quiere decir que para llegar a producir esos 3 mil millones de litros hay una gran oportunidad no solamente desde el punto de vista industrial en el corto plazo, sino también desde el punto de vista de desarrollo tecnológico y científico”.
Además, “desde el punto de vista ambiental el rol de las energías renovables es muy importante. Los automóviles producen entre 20 y 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero en México. Y los autos se mueven con gasolina. Utilizar biocombustibles ayudaría a bajar esa tasa de producción”.
El Lic. Fernando Torres Calva, de la Secretaría de Energía, aseguró que México ocupó el primer lugar mundial en inversión en energías limpias en 2017, y que a partir de la reforma energética de 2013 pudo diversificar sus mercados y fortalecer el sector hidrocarburos y el eléctrico.
Destacó que con la inversión autorizada de 25 mil millones de pesos en los Fondos Sectoriales de Energía (de Hidrocarburos y el de Sustentabilidad Energética establecidos a partir de 2008) se tienen más de 270 proyectos apoyados en donde participan 170 instituciones de educación superior y centros de investigación.
Una iniciativa importante fue la creación a partir de 2014 de cinco Centros Mexicanos de Innovación en Energía (CeMIE), los correspondientes a energías solar, oceánica, geotérmica, eólica y biológica, con un monto total autorizado de 4 mil 368 millones de pesos. Su principal objetivo fue trabajar proyectos de investigación y desarrollo para generar capacidades tecnológicas en cada una de esas áreas.
A la fecha sus principales logros incluyen, en formación de recursos humanos, la obtención de 452 licenciaturas, maestrías, doctorados y posdoctorados; la realización de 153 proyectos de investigación y desarrollo de tecnología (57 todavía vigentes); en infraestructura, la creación y equipamiento de laboratorios especializados, plantas piloto, incubadoras y oficinas de transferencia de tecnología; la participación en la elaboración de 11 mapas de ruta tecnológica (con visión 20-30) para el aprovechamiento de recursos energéticos, así como en el registro de patentes y otras modalidades de propiedad intelectual.
Anunció además el inicio de operaciones de dos centros más: el de Redes Eléctricas Inteligentes, que ya tiene una inversión comprometida de 450 millones de pesos, y el de Captura de CO2, al cual se están comprometiendo mil 240 millones de pesos.
Ambos eventos tuvieron una asistencia estimada en casi 200 participantes. El lunes 1 de octubre se organizó el “Taller de gestión de innovación de energía solar”, que fue impartido gratuitamente por los doctores Karla Cedano Villavicencio y Manuel Martínez Fernández, del Instituto de Energías Renovables de la UNAM.
Hoy la jornada incluyó ocho ponencias magistrales (cinco sobre actividades de los CeMIE, más la que sustentó el Lic. Torres Calva de la SENER, otra del Consorcio de Energías Renovables de los Centros Públicos de Investigación del CONACYT y una más sobre asimilación y maduración de tecnología eólica), una charla sobre “Crecimiento de la energía renovable en Baja California” por parte de la empresa IENOVA de Ensenada, y sobre el “Apoyo financiero para proyectos en ahorro de energía eléctrica”, del Fideicomiso para el Ahorro de la Energía Eléctrica (FIDE).
Mañana miércoles están previstos más talleres. Dos sobre energías del océano: uno cubrirá el desarrollo de materiales para evitar la corrosión y bio-incrustaciones, y el segundo sobre sistemas de almacenamiento de energía. Otros tres abarcarán aspectos sobre energías eólica, solar fotovoltaica y termosolar.
Para mayor información:
Norma herrera, jefe del departamento de comunicación
Tel: (646) 175 05 31
Cel: (646) 117 16 27
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Read more...

M3, un sistema para saber de qué hablan los medios de comunicación

 Por Marytere Narváez

Mérida, Yucatán. 1 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- ¿Sabes cuántas veces se ha publicado en los principales medios electrónicos mexicanos la palabra “ciencia”? Al menos 399 veces de enero de 2016 a agosto de 2018, de acuerdo con la plataforma http://m3.geoint.mx/ del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo), unidad Yucatán. El grupo de investigación de Geointeligencia computacional de Centrogeo, unidad Yucatán, desarrolla el proyecto Monitoreo de Múltiples Medios (conocido también como M3), un sistema de obtención, análisis y visualización de información publicada en medios masivos de comunicación en su versión electrónica. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el ingeniero Mario Chirinos Colunga, investigador del Centrogeo encargado del proyecto, describió que la base de datos consta hasta el momento de 45 fuentes de información en texto y nueve fuentes de audio, con un total dos millones 285 mil 926 documentos de texto y 29 mil 981.35 horas de audio. “No todos los diarios tienen una hemeroteca, y de los que la tienen no en todos los casos se puede realizar una búsqueda adecuada y en otros casos las noticias solo están disponibles por un periodo de tiempo. Solo unos pocos diarios, como La Jornada, tienen bien organizada su información. Por lo que nuestro sistema M³ nos permite tener una base de datos única para hacer búsquedas y realizar diversas investigaciones”. Además de las fuentes de texto, se monitorea y almacena el audio de 10 estaciones de radio durante la transmisión que realizan de 6:00 a 24:00 horas, misma que se transcribe automáticamente utilizando un transcriptor llamado CMU Sphinx. “Ya que se ha transcrito el audio, se pueden hacer búsquedas de la misma forma que se hace con las noticias de los periódicos. Podemos encontrar cuáles son los temas más importantes de lo que se está hablando o de cuántos temas se está hablando en cierto periodo de tiempo, utilizando técnicas de procesamiento de lenguaje natural”, apuntó Chirinos Colunga. “Programamos lo que se llaman crawlers o arañas que 'suben' a las páginas de Internet y bajan su contenido. Son pequeños programas que se les dice a dónde ir y qué información buscar”. El proyecto inició con el propósito de desarrollar una base de datos que sustente otras investigaciones, como la del doctor Alejandro Molina Villegas, adscrito al Centrogeo, unidad Yucatán, y experto en el procesamiento de lenguaje natural (NLP, por sus siglas en inglés), o la de Gandhi Hernández Chan, quien trabaja con identificación de emociones en texto. Desarrollo tecnológico El primer paso del proyecto fue escoger los periódicos más reconocidos, como La Jornada, que era el más óptimo debido a que almacena sus publicaciones de manera ordenada. Posteriormente se consultó ComScore, una página que hace un listado de los medios más importantes de comunicación. “Escogimos los principales diarios nacionales y los dos primeros diarios locales de cada estado. En este momento tenemos 45 diarios, pero la idea es tener todos los diarios de circulación nacional y local”, apuntó Chirinos Colunga. Una vez que la araña (crawler) descarga la información en un archivo de formato JSON (JavaScript Object Notation) y se almacena en la base de datos, permite que el usuario pueda buscar en dicha base cualquier información que desee a través de una plataforma intuitiva. “Tenemos dos millones 337 mil noticias al día de hoy y 26 mil 800 minutos de audio. El proyecto comenzó en agosto de 2017”, resaltó el investigador. Procesamiento del lenguaje natural De acuerdo con Alejandro Molina Villegas, el procesamiento de lenguaje natural tiene por objetivo que la computadora analice, entienda y derive significado a partir del lenguaje humano. “Es decir, se busca modelar los mecanismos necesarios para la comunicación humana pero por medio de programas de cómputo. Dichos modelos se enfocan no solo en el procesamiento simbólico del lenguaje, sino en su comprensión y en otros aspectos cognitivos”. Para checar el listado completo, dar clic aquí.Para el investigador, el mayor reto del procesamiento de lenguaje natural es emular los aspectos cognitivos del ser humano y su manera eficiente de vincular pensamiento y lenguaje. “En la década de los cuarenta, el matemático Alan Turing se planteó la cuestión de si una computadora podría llegar a pensar. Es decir, si es posible generar inteligencia artificial. Desde entonces, los científicos soñamos con poder conversar con un robot tal y como lo haríamos con una persona: expresando ideas abstractas en nuestro idioma”, describió. En el proyecto M3, se busca utilizar procesamiento de lenguaje natural para generar modelos para la georreferenciación. “Por ejemplo, queremos detectar cuando se menciona un lugar o una entidad georreferenciable para luego obtener sus coordenadas”, apuntó el investigador. Molina Villegas trabaja también en la identificación automática de temas por medio de técnicas de agrupamiento (clustering) para agrupar los documentos que hablan de temas similares, así como en la identificación de emociones en el texto. De acuerdo con el especialista, el área de modelización probabilística de tópicos (Probabilistic Topic Modeling) está basada en la idea de que un documento es una mezcla de temas (tópicos), donde un tema es definido como una distribución de probabilidad sobre las palabras. “Esto tiene muchas aplicaciones interesantes, empezando por la posibilidad de agrupar semánticamente los documentos, de manera que aquellos que hablan de la misma mezcla de temas quedan juntos. Una vez programado, se puede correr el experimento para toda la biblioteca digital de una universidad. Los motores de búsqueda que utilizamos a diario funcionan con módulos como este”. En la línea de análisis y reconocimiento de voz, Molina Villegas se ha interesado también en la clasificación automática de llamadas delictivas. Como resultado, desarrolló un programa que identifica cuándo está en curso una llamada de secuestro y permite emitir una alerta a las autoridades o a los familiares de la persona que recibe la llamada. “Estoy buscando financiamiento o capital semilla para ponerlo en una app”.

Read more...

¿Cómo se adaptan los peces arrecifales al cambio climático?

 

Por Joel Cosío

La Paz, Baja California Sur. 1 de octubre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) realizó un índice de adaptación al cambio climático de peces arrecifales del golfo de California y la costa occidental del Pacífico mexicano. Los resultados tienen usos potenciales en la implementación de estrategias de conservación y gestión de los recursos pesqueros de la región. El profesor e investigador del Departamento de Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS, miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y director del estudio, Héctor Reyes Bonilla, mencionó que la investigación surge de la necesidad de evaluar la adaptabilidad al cambio climático de las comunidades humanas asentadas en la costa del golfo. “En un principio, el interés era ver la adaptabilidad de comunidades humanas al cambio climático. De ahí, observamos que había la necesidad de hacer el estudio en especies animales, porque en ocasiones pueden impactar a la comunidad humana; una especie objetiva de la pesca se puede desplazar porque la temperatura del océano cambia, entonces aunque la comunidad tenga facilidades económicas, no tiene el recurso pesquero para trabajar”, explicó Reyes Bonilla. Marina Abas, estudiante del programa de maestría en ciencias marinas y costeras (Cimaco) de la UABCS —perteneciente al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Conacyt—, que realiza la investigación como tema de tesis, detalló que incorporaron al estudio elementos biológicos, ambientales y antropogénicos, por ejemplo, variaciones de la temperatura superficial del océano. Las altas temperaturas en algunas regiones del golfo de California generan estrés en los ecosistemas marinos, que tienen consecuencias sobre el equilibrio de los mismos. “Estamos interesados en analizar la respuesta de las comunidades de peces al estrés generado por las temperaturas superficiales del océano y determinar si son capaces de adaptarse a ese estrés”, mencionó Marina Abas. El estudio requirió de una extensa revisión bibliográfica de las características evolutivas, comportamentales y ecológicas de las especies de peces, entre otros componentes. Como resultado, se integró una base de datos de alrededor de 720 especies temporales y permanentes del golfo de California y Pacífico oriental tropical mexicano. Los especialistas realizaron censos para la recolección de datos de abundancia, presencia y ausencia de especies, tallas, etcétera, en diecinueve localidades dentro de la zona de estudio; asimismo, se evaluó el potencial adaptativo al cambio climático por localidad. “En el estudio, al final obtuvimos un valor único para cada una de las 720 especies de peces arrecifales; mediante análisis estadísticos, se construyó un indicador del potencial adaptativo al cambio climático, que fue utilizado para evaluar la capacidad adaptativa de cada especie en particular. Asimismo, tener un perfil adaptativo por especie nos permitió evaluar la capacidad adaptativa por comunidad”, señaló Marina Abas. Potencial de adaptabilidad al cambio climático Los resultados del índice de adaptabilidad de peces arrecifales al cambio climático apuntan a que las especies de historia de vida lenta tienen un potencial de adaptación más bajo, que las especies con historia de vida rápida, al cambio de temperatura de los océanos. Los especialistas explicaron que los peces de historia de vida lenta generalmente poseen tallas grandes; algunas de estas especies son las cabrillas, totoabas o atunes. Sus tasas de reproducción son bajas, porque se reproducen en edades avanzadas y son longevas, mientras que las especies de historia de vida corta son aquellas que tienen edades de primera madurez o reproductivas muy tempranas —en general no viven más de dos a tres años— y tallas máximas muy pequeñas. “En el estudio, observamos una tendencia de potencial adaptativo descendente de sur a norte del golfo de California, es decir que aquellas comunidades del norte en general tienen menores potenciales de capacidad adaptativa, que las comunidades del sur”, mencionó Marina Abas. Las comunidades de Huatulco, Bahía Banderas y Espíritu Santo mostraron mayor potencial de adaptación al cambio climático, que las comunidades del norte del golfo de California. “Para entender a qué se debe esta tendencia, fuimos a estudiar cada comunidad en particular, y en general las comunidades del norte tienen composiciones específicas o mayores abundancias de especies grandes, como la totoaba y cabrillas, contrario al sur, en donde es más común encontrar mayores abundancias de especies asociadas al coral —por lo tanto, también tiene que ver la topografía del ambiente—, como damiselas, lábridos, gobios, entre otros. Estas especies tienen capacidad de adaptación más alta, dado que son de historia de vida rápida, esa es la razón de las capacidades adaptativas más altas en el sur”, explicó Marina Abas. Las especies endémicas que tienen un rango de distribución condicionado a una región reducida tienen un potencial de adaptación al cambio climático menor que otras especies con un rango de distribución más extenso. “La región del norte del golfo de California, además, tiene mayor abundancia de especies endémicas con rangos de distribución más pequeños; si para estas especies, una de las posibilidades de responder a estas variaciones de temperatura es migrar hacia otros sitios, en donde las condiciones sean más favorables para seguir con su historia de vida, y esas especies son endémicas con un rango de distribución muy pequeño, esa no va a ser una opción para ellos”, agregó Marina Abas. Los especialistas explicaron que el potencial adaptativo al cambio de temperatura de los océanos es solo un componente más para la evaluación de la vulnerabilidad al cambio climático. La evaluación de vulnerabilidad incluye el potencial de adaptación de las especies al cambio climático, que tiene que ver con la respuesta a esta perturbación; si es factible su adaptación, para que se mantengan de la misma manera que vivían antes del estresor; la susceptibilidad que tienen a diversos factores, como pesca, destrucción de hábitats marinos y contaminación, y el factor de exposición a las variaciones de la temperatura de la superficie del océano y, en general, a los efectos del cambio climático.

Read more...

Satélites, drones y buzos para el monitoreo de bosques de sargazo

Por Karla Navarro
 
Ensenada, Baja California. 25 de septiembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Los bosques de sargazo gigante (Macrocystis pyrifera) de la península de Baja California están considerados entre los ecosistemas más diversos y productivos del planeta. Aunque de su presencia dependen pesquerías de alto valor económico como abulón, langosta, pepino de mar y erizo, se conoce poco de su variabilidad y capacidad de adaptación ante los efectos del cambio climático. Por ello, investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y de la Universidad de California implementaron un programa de monitoreo que abarca desde San Diego, California, hasta El Rosario, Baja California, denominado Mexcal. El monitoreo contempla variables físicas, químicas y biológicas a través del uso de herramientas como sensores, drones e imágenes satelitales que se combinan con los datos que recogen los buzos en al menos 16 sitios a lo largo del Pacífico de Baja California, todo esto en estrecha colaboración con las comunidades pesqueras. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Rodrigo Beas Luna, investigador de la Facultad de Ciencias Marinas de la UABC, explicó que las imágenes satelitales, capturadas en intervalos de 17 días, les permiten obtener datos de la cobertura de los bosques de sargazo desde la década de 1980 a la fecha. “El sargazo gigante es un alga que crece 15 centímetros diarios, llega a la superficie y sigue creciendo formando mantos, entonces se pueden estimar las dimensiones de un determinado bosque de sargazo. Utilizando un algoritmo que integra la coloración de las imágenes de satélite con los datos colectados por los buzos, se puede calcular la variabilidad en la biomasa de cada uno de los bosques de esta región”. La doctora Alicia Abadía Cardoso, investigadora de la Facultad de Ciencias Marinas de la UABC, comentó en entrevista que las imágenes satelitales se capturan desde hace más de 30 años, lo que hace posible analizar la persistencia de un bosque de sargazo a través del tiempo y los cambios que ha sufrido. “Si ya no está ahí, si se reduce solamente con la variabilidad anual o si hay cambios más grandes con El Niño, todo eso se puede ver con las imágenes de satélite históricas”. Este año implementaron una nueva forma de generar información sobre Macrocystis pyrifera con la utilización de drones que capturan fotografías aéreas de alta resolución, en las que es posible observar individualmente cada alga y entender mejor la dinámica de los grandes parches de sargazo. A estos recursos tecnológicos se suman sensores instalados en el mar para monitorear niveles de oxígeno, acidez y temperatura. Rodrigo Beas resaltó que estas herramientas han sido útiles para dimensionar la presencia de sargazo en distintos sitios de la península, lo que a su vez se convierte en una herramienta para la toma de decisiones en planes de manejo, ya sea para que el sitio se destine como área natural protegida, zona de maricultura o reserva marina. “Es incluir tecnología para monitorear y generar bases de datos de series de tiempo largas y de gran escala espacial”. Monitoreo complejo Dentro de los posibles impactos del cambio climático sobre los bosques de sargazo, los investigadores de la UABC han puesto especial atención en la acidificación del océano, incremento en los niveles de acidez (pH) del mar. “Las recientes anomalías producen respuestas muy complejas en los bosques de sargazo. Por ejemplo, temperatura alta les afecta, pero la combinación de temperatura con agua más ácida puede resultar en el aumento de biomasa, entonces tenemos que enfocarnos en múltiples estresores, para esto tenemos que hacer el monitoreo por mucho tiempo y a gran escala”, apuntó Rodrigo Beas. Entender la respuesta del ecosistema dependerá de la comprensión de la variación de las condiciones climáticas, es por eso que el monitoreo abarca variables físicas como temperatura, oleaje y tormentas; variables químicas como la acidificación y el oxígeno disuelto; y variables biológicas como la talla y abundancia de organismos, para poder generar modelos predictivos sobre la estabilidad de ecosistemas naturales. A esta complejidad se suma la variabilidad de tiempo y espacio, pues los investigadores han encontrado condiciones que cambian de un sitio a otro aunque se encuentren juntos. “Ese es uno de los resultados importantes del monitoreo, que se han encontrado diferencias muy localizadas”, comentó Alicia Abadía. Otro de los hallazgos ha sido la capacidad de Macrocystis pyrifera para adaptarse a los cambios ambientales. Esta cualidad de resiliencia es importante de monitorear para los investigadores e indispensable para comprender los ecosistemas y promover su manejo óptimo. Una base de datos La información que se recopila mediante el monitoreo físico, químico y biológico de los bosques de sargazo gigante se concentra en una base de datos, que se puede trasladar a un paquete que fomente el desarrollo de más estudios y la construcción de una red de información útil para la toma de decisiones. El doctor Rodrigo Beas ejemplificó con el caso de la Reserva de la Biosfera Islas del Pacífico, área natural protegida en cuyo plan de manejo se están utilizando los datos recabados en el monitoreo, específicamente para informar sobre el manejo de algunas islas. “La variabilidad ambiental está a pequeñas escalas, eso te puede eventualmente informar, si vas a poner una reserva marina, dónde ponerla, porque ya sabes que hay sitios más persistentes que otros”. Ciencia con las comunidades El conocimiento que los pescadores tienen de los sitios de monitoreo también es tomado en cuenta por los investigadores, incluso cuando estos contrastan con los recabados con las herramientas tecnológicas que utilizan. “La percepción de las personas, histórica, en ocasiones es diferente a los datos que nos arrojan las imágenes satelitales, entonces es algo súper valioso que se tiene que incluir en estos estudios, las dos cosas pueden generar un mejor entendimiento de los ecosistemas”, afirmó Rodrigo Beas. Por medio de mapas de persistencia y abundancia de los diferentes sitios, los investigadores exponen a las comunidades de pescadores sus resultados para romper paradigmas, con la finalidad de aportar a un mejor manejo de los sitios. “Hay muchos sitios, chicos, grandes, en toda la costa y el manejo es un tema futuro, hay sitios que se manejan extremadamente bien y eso quisiéramos que se replicara”, concluyó el investigador.
 
Read more...

Reconocen investigación sobre asfaltos con premio nacional

Por Israel Pérez Valencia
 
Santiago de Querétaro, Querétaro. 25 de septiembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- El egresado de la maestría en ingeniería en vías terrestres y movilidad de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Vicente Aragón Ruiz, fue reconocido con el Premio Nacional “Juan B. Puig de la Parra” otorgado por la Asociación Mexicana de Ingeniería de Vías Terrestres (AMIVTAC).
Aragón Ruiz recibió la presea a la mejor tesis de posgrado en vías terrestres con su investigación Comportamiento a la fatiga de mezclas asfálticas densas de alto desempeño, donde se señala la necesidad de una mayor capacitación para los encargados de la ejecución de ensayos en mezclas asfálticas para agregados —con el fin de garantizar su calidad—, así como el papel fundamental de las estructuras granulométricas en la fatiga de estos materiales.
 La tesis presenta propuestas de mejora en las normas mexicanas N.CMT.4.04/08 a la N.CMT.4.04/17de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sobre los requisitos de calidad de los materiales pétreos que se utilizan en la elaboración de mezclas asfálticas para la infraestructura carretera del país, basadas en el protocolo de la Asociación Mexicana del Asfalto (AMAAC) y el Instituto Mexicano del Transporte (IMT) sobre diseño de granulometrías densas de alto desempeño, en la categoría de agregados.
“Todo surge a partir de que el IMT me invita a trabajar en sus instalaciones a partir de 2010. De ahí nace mi inquietud de saber por qué el material asfáltico se comportaba de una manera, sus problemáticas, deficiencias y cuáles eran las mejoras que se le podían dar a la normativa. Ahí encontramos varios factores que estaban interviniendo, uno de ellos, la falta de una capacitación efectiva para poder ejecutar ciertos ensayos que se requieren en el diseño de una mezcla asfáltica o pavimento”.
Como resultado de la tesis, se identificó que en la normativa N.CMT.4.04/08 de la SCT, se dictan dos bandas de control, una para menos de un millón de ejes equivalentes y otra para más de un millón, que restringen los tamaños de los agregados pétreos, es decir, de gravas y arenas finas en las mezclas asfálticas.
“Cuando se hace una comparativa con lo que es el protocolo de la AMAAC, nos damos cuenta que, aunque establece puntos de control que coinciden con la normativa, parte de un conocimiento mucho más amplio respecto a los agregados cúbicos finos, que aportan en la vida útil en el desempeño de estos materiales. Del asfalto es muy importante estudiar aspectos como las adherencias o el desprendimiento. Más que modificar la normativa, este trabajo propone mejorarla, aprovechando el conocimiento de los especialistas del IMT, que se dieron a la tarea de trabajar en las modificaciones pertinentes, bajo el liderazgo del doctor Paul Garnica Anguas, quien fue mi director de tesis”. 
El estudio del comportamiento a la fatiga de mezclas asfálticas densas de alto desempeño presentado en la tesis comprendió pruebas de gravedad específica bruta de la mezcla asfáltica compactada, la susceptibilidad al daño inducido por humedad de las diferentes granulometrías propuestas, la influencia de estas estructuras en la susceptibilidad a la deformación permanente mediante un analizador de pavimentos asfálticos y el comportamiento mecánico a la fatiga, utilizando un ensaye de flexión repetida en cuatro puntos
 
Read more...

Reducen consumo de energía eléctrica con programación

 
Por Ignacio García (Agencias Informativa Conacyt)
Pachuca, Hidalgo.- Para reducir el consumo de energía eléctrica y los costos de operación de los motores de empresas industriales, el investigador en computación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Jesús Patricio Ordaz Oliver, desarrolla un programa que ayudará a disminuir en 20 por ciento el consumo de energía de los procesos, por medio de un modelo dinámico de los motores.
Ordaz Oliver, adscrito al área académica de Computación del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI), refirió que mediante algoritmos numéricos en un motor de inducción puede medir la corriente del embobinado, la posición angular del eje del motor y con ello adquirir las señales de funcionamiento.
De acuerdo con el especialista, 40 por ciento de los procesos industriales es generado por motores de inducción, razón por la cual se centró en disminuir el consumo de energía, pues funciona como mecanismo de arranque y paro, lo que provoca pérdidas de entre 50 y 60 por ciento de la energía eléctrica que consumen las industrias, aunado a que se presentan otros problemas que generan pérdidas de hasta 25 por ciento, como el mal control.
Desde hace dos años, el miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) trabaja en este proyecto, en el cual colaboran los investigadores Carlos Cuvas Castillo y Omar Jacobo Santos Sánchez. 
 El académico desarrolla un proyecto para promover el ahorro de energía eléctrica. El también coordinador de la maestría de ciencias y automatización de la UAEH, detalló que este programa se basa en una planta motor, la cual únicamente cuenta con entradas de voltajes que suministran y las salidas que son angulares, por lo que estudia el modelo dinámico del motor y con ello genera estrategias de control.
Para desarrollar esta prueba, realiza ecuaciones diferenciales asociadas al movimiento del motor en un controlador, aunque en el caso de las variables que no se pueden medir directamente, diseñó una ecuación asociada a su comportamiento, conocida como observadores.
Ordaz Oliver explicó que este proyecto surgió al observar las necesidades que existen en la industria y que provocan pérdidas económicas, por lo que al reducir el consumo de energía de arranque de un motor se genera un ahorro monetario y de energía eléctrica.
Añadió que este tipo de pruebas también ayuda a disminuir el consumo de energía eléctrica en otras máquinas, como controladores en aerogeneradores en la industria, pero por el momento se ha concentrado solo en los motores.
Especializado en la teoría del control llevada a la práctica, el académico sostuvo que al disminuir también costos en su operación e implementación, es un beneficio para los usuarios.
Asimismo, enfatizó que están trabajando con el investigador Alexander Poznyak, integrante del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), para compartir resultados de las pruebas.
Los avances de estas investigaciones se han publicado en revistas especializadas científicas con tres artículos hasta el momento y en dos congresos internacionales.
Jesús Patricio Ordaz Oliver es ingeniero en electrónica y telecomunicaciones por la UAEH. Es maestro en ciencias y automatización de control por la UAEH y doctor por el Cinvestav. Ha publicado 20 artículos en revistas de gran impacto y en 10 congresos internacionales
 
Read more...

Academia e industria innovan en el sector aeroespacial en Chihuahua

 
Por Tania Robles
Ciudad de México. 2 de marzo de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- La sinergia entre academia e industria es una práctica común en muchos ejemplos de éxito respecto a innovaciones tecnológicas; este es el caso del trabajo conjunto entre el Parque de Innovación de Universidad La Salle Chihuahua y la empresa Soisa Aircraft Interiors.
La doctora Claudia López Meléndez, coordinadora de Innovación del parque, platicó sobre los servicios y beneficios que este ofrece a empresas del ramo aeroespacial, sobre todo del norte del país, como la empresa Soisa Aircraft Interiors, dedicada al diseño y manufactura de interiores de aeronaves que inserta sus productos en más de 70 aerolíneas en todo el mundo.
Desde 2014, Soisa Aircraft Interiors y esta división de la Universidad La Salle Chihuahua colaboran de forma conjunta como instituciones vinculadas, donde se ha formado una alianza para la vanguardia del sector aeroespacial en cuanto a diseño ergonómico se refiere. A partir del avance en su trabajo, derivado de proyectos de investigación aplicada, es que se ha decidido crear un Laboratorio de Simulación Ergonómica para evaluar el confort del pasajero al utilizar los cojines de avión, diseñados y fabricados por la empresa Soisa.
Después de que Soisa decidió vincularse con la universidad y a lo largo de tres años, la institución académica se ha equipado para ofrecer sus servicios y cubrir las necesidades que la empresa y la vanguardia del sector demanda.
 
Investigación para el confort
En 2016, a través de la convocatoria del Fondo de Innovación Tecnológica (FIT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la que Soisa participó con el proyecto “Desarrollo, validación y certificación de prototipos de cojines para asientos de avión para pruebas pre-comerciales (Beta) que cumplan con las regulaciones establecidas por la FAA (Federal Aviation
Administration)” y que fue aprobado, es que Soisa solicitó una metodología para evaluar el confort de los pasajeros.
“Es importante tener los resultados cualitativos y cuantitativos de los clientes, a fin de traducirlos en una validación y retroalimentación de confort de los productos en aeronaves”, afirmó López Meléndez.
Se creó dicha metodología para el estudio ergonómico, evaluación y certificación de prototipos de los cojines para asientos de avión. “Como institución decidimos hacer una réplica de cabina de avión, escala 1-1 modelo Boeing 737 para de esta manera asemejar las condiciones y poder evaluar la ergonomía del asiento, valorando la experiencia del pasajero”.
Se diseñó un experimento donde Soisa instaló sus diseños de asientos y la universidad sometió al pasajero a dicha evaluación y estudio de confort. 
Para conocer los resultados, se llevaron a cabo entrevistas a los pasajeros y se evaluaron los diseños de los asientos a través de equipo especializado de la universidad.
En el experimento se monitoreó cualitativamente la experiencia de la simulación de vuelo de los pasajeros, además de observar y analizar su comportamiento grabado durante el estudio (dos horas). 
También se emplearon dispositivos especializados para la medición de presión, los cuales permitieron detectar la presión que realizó el usuario sobre el cojín y de esta manera conocer en qué puntos el cojín tiene menor resistencia.
“Los resultados obtenidos permitieron realizar un comparativo entre los asientos de avión de líneas comerciales y los asientos diseñados por la empresa Soisa, concluyendo que los diseñados por la empresa tienen mayor confort que un asiento comercial”, añadió.
La cabina de avión es una maqueta, estática útil para evaluar el confort, pues encontrar estos resultados no es una tarea numérica sino de percepción del usuario, motivo por el que se necesitaba generar todo el ambiente, incluidos los refrigerios, para que el pasajero se sintiera en un vuelo real y no influyeran factores ajenos en los resultados.
“La metodología para evaluar esto se hizo con base en estudios que existen, aunque no hay suficiente bibliografía para indicar cuáles cojines son buenos o no lo son. Hay muchas variables físicas de los usuarios, como defectos fisiológicos; sin embargo, se acotaron en peso y talla. En una continuación del estudio, pensamos replicar el experimento para tener una mayor solidez estadística”.
Para López Meléndez, el proyecto no se pudo realizar sin la colaboración de un gran equipo de trabajo, que con los años se ha especializado en técnicas de innovación aplicada a la industria, los perfiles del equipo de trabajo son
variados, contando con especialistas en la gestión de proyecto, arquitectos, diseñadores industriales, ingenieros, entre otros.
 
Resultados secundarios
Para la coordinadora de Innovación, el acercamiento de este sector y la institución educativa se debe a las posibilidades de innovación visualizadas en sus productos, pues la vinculación que la universidad ofrece, provee de ventajas competitivas obtenidas a través de herramientas, soluciones científicas y tecnológicas, dispositivos de última generación y recursos humanos altamente especializados.
Al ser esta relación en dos vías, la universidad por su parte obtiene la oportunidad de llevar a sus alumnos y maestros más allá del aula y de un conocimiento teórico; es decir, este tipo de relación permite que la investigación aplicada sea un peldaño en la formación profesional de los egresados y permite crear una vinculación efectiva.
“La incursión de nuestros alumnos en los proyectos, permite que el alumno obtenga oportunidades laborales únicas dentro de la empresa. Podría asegurarse que hasta en 90 por ciento de los casos las empresas con las cuales desarrollamos proyectos ofrecen una oportunidad laboral a los alumnos participantes, incluso los beneficios no se limitan únicamente a eso, sino también se ha generado una dinámica donde dichos proyectos, al ser de investigación aplicada, dan la opción de generar trabajos de tesis donde los alumnos pueden desarrollarse en investigación y obtener un título profesional".
Detalló que la Universidad La Salle Chihuahua cuenta con al menos dos egresados dentro de Soisa, mientras que en otras empresas del Clúster Aeroespacial de Chihuahua hay un alto porcentaje de ellos. "Egresados de la universidad tienen estas oportunidades gracias a su participación en este tipo de proyectos".
Además considera que esta experiencia no nada más ha funcionado para ofrecer su servicio a Soisa sino para otras empresas que de igual forma han ayudado a crecer el Parque de Innovación.
"Algunas de estas forman parte del Clúster Aeroespacial de Chihuahua, las cuales han externado su satisfacción con este tipo de estudios realizados con Soisa. Esta colaboración nos ayuda a trabajar con la convocatoria FIT y generar convenios de colaboración para prácticas profesionales. Estamos muy contentos de que las empresas ahora vienen a buscarnos porque están felices con nuestro trabajo”, concluyó la doctora Claudia López Meléndez.
 
Read more...

Plataformas de laboratorios remotos para entrenamiento e investigación a distancia

Plataformas de laboratorios remotos para entrenamiento e investigación a distancia
 
Por Felipe Sánchez Banda
Monterrey, Nuevo León. 2 de marzo de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).-Investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey  desarrollan plataformas de laboratorios remotos para educación continua, a través de Internet, dirigidas al público en general y profesional, especializadas en áreas de ingeniería.
 “Cuando digo plataformas es porque no es un simple laboratorio, es una estructura que, además obviamente del recurso de laboratorio que es lo más importante, consta adicionalmente de sitios web donde disponemos, a distancia, de toda la información: instructivos, recomendaciones, documentación de las prácticas, experimentos, descripción de los equipos, entre otros”, puntualizó el doctor Manuel Eduardo Macías García, profesor investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey y responsable del proyecto.
Añadió que, con este desarrollo, buscan romper con las barreras físicas y tener la posibilidad de, en el lapso de solo algunos segundos y desde la palma de la mano o desde la comodidad de la oficina, acceder a un laboratorio situado geográficamente en algún lugar distante.
“Tenemos el laboratorio en la palma de la mano, donde podemos hacer perfectamente todo el proceso, no solamente visualización sino hacer ingeniería. Por ejemplo, si tenemos un sistema de control de motores trifásicos, puedo estar haciendo análisis complejos en tiempo real como: análisis vectoriales, análisis de potencias, entre otros, que difícilmente tenemos disponibles presencialmente y, en cuestión de segundos, podemos ir a ese laboratorio sin importar si está a 100 metros, 100 kilómetros o en cualquier parte del mundo”.
.Estas plataformas también incluyen un Sistema de Reservaciones para la administración de usuarios y controlar los accesos al laboratorio.
“Le damos acceso (al usuario), de manera remota, para la utilización de un recurso físico como el laboratorio, que tradicionalmente tenemos que ir a un espacio específico para hacer uso de él”, indicó el especialista.
Estas plataformas cuentan con tres objetivos principales: permitir que el alumno acceda a los recursos de laboratorio fuera de su horario o espacio de clase; permitir a los profesores que puedan llevar el laboratorio a su salón de clases y convertir una clase teórica en una sesión experimental y dinámica donde se pone en práctica el conocimiento; y compartir los recursos del laboratorio con otros campus o instituciones de México y el mundo.
El proyecto maneja tres tipos de plataformas: “Laboratorios básicos y abiertos al público general para educación continua, o bien profesionistas de áreas distintas a ingeniería; laboratorios de ingeniería orientados hacia un público especializado y entrenamiento, como alumnos de ingeniería, en donde tenemos plataformas desde un área básica de circuitos eléctricos, electrónica, hasta cursos avanzados de automatización, robótica, redes industriales, entre otros. 
La tercera plataforma son laboratorios altamente especializados, dirigidos a investigadores, profesores y alumnos de posgrado, donde el investigador tiene acceso para que desarrolle una serie de pruebas o experimentos que probablemente no pueda realizar en su institución”.
Hasta el momento, el proyecto cuenta con nueve laboratorios remotos para cursos de ingeniería en cuatro campus del Tecnológico de Monterrey e impacta, en promedio, a 120 alumnos por semestre; una plataforma de laboratorio remoto para cursos abiertos masivos en línea con diez estaciones de trabajo; y cuenta con Laboratorios Nacionales Remotos dirigidos a profesores e investigadores del Tec de Monterrey y otras universidades; tres laboratorios especializados en áreas como electrónica de potencia, motores y generadores eléctricos, y teorías de medición de potencia y energía eléctrica.
“Algo de lo que sigue es abarcar más áreas disciplinarias, uno de los objetivos es ir hacia el área de ciencia básica: física, química, probablemente matemáticas. 
De hecho, ya tenemos en mente una plataforma de laboratorios remotos para el área básica que abarca conceptos desde el área de matemáticas, física y temas de ingeniería eléctrica”, añadió el doctor Macías García.
Otra de las perspectivas de este proyecto a corto plazo es conformar internamente un clúster de laboratorios remotos que puedan dar servicio a todos los alumnos y profesores de todos los campus del país. 
A largo plazo, buscarán conformar una red global que permita compartir recursos de laboratorio con otras instituciones a nivel mundial, independientemente de donde se encuentren.
“La situación geográfica puede actuar a nuestro favor, un laboratorio en Monterrey que es usado durante el día, en la noche tiene una muy baja actividad. Si lo comparto con un laboratorio en una universidad de Europa, justo durante las horas que no tienen actividad, podemos compartir el recurso sin afectar nuestros accesos regulares”, resaltó el investigador
 
Read more...
Subscribe to this RSS feed

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos