Menu

Academia e industria innovan en el sector aeroespacial en Chihuahua

Academia e industria innovan en el sector aeroespacial en Chihuahua
 
Por Tania Robles
Ciudad de México. 2 de marzo de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- La sinergia entre academia e industria es una práctica común en muchos ejemplos de éxito respecto a innovaciones tecnológicas; este es el caso del trabajo conjunto entre el Parque de Innovación de Universidad La Salle Chihuahua y la empresa Soisa Aircraft Interiors.
La doctora Claudia López Meléndez, coordinadora de Innovación del parque, platicó sobre los servicios y beneficios que este ofrece a empresas del ramo aeroespacial, sobre todo del norte del país, como la empresa Soisa Aircraft Interiors, dedicada al diseño y manufactura de interiores de aeronaves que inserta sus productos en más de 70 aerolíneas en todo el mundo.
Desde 2014, Soisa Aircraft Interiors y esta división de la Universidad La Salle Chihuahua colaboran de forma conjunta como instituciones vinculadas, donde se ha formado una alianza para la vanguardia del sector aeroespacial en cuanto a diseño ergonómico se refiere. A partir del avance en su trabajo, derivado de proyectos de investigación aplicada, es que se ha decidido crear un Laboratorio de Simulación Ergonómica para evaluar el confort del pasajero al utilizar los cojines de avión, diseñados y fabricados por la empresa Soisa.
Después de que Soisa decidió vincularse con la universidad y a lo largo de tres años, la institución académica se ha equipado para ofrecer sus servicios y cubrir las necesidades que la empresa y la vanguardia del sector demanda.
 
Investigación para el confort
En 2016, a través de la convocatoria del Fondo de Innovación Tecnológica (FIT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la que Soisa participó con el proyecto “Desarrollo, validación y certificación de prototipos de cojines para asientos de avión para pruebas pre-comerciales (Beta) que cumplan con las regulaciones establecidas por la FAA (Federal Aviation
Administration)” y que fue aprobado, es que Soisa solicitó una metodología para evaluar el confort de los pasajeros.
“Es importante tener los resultados cualitativos y cuantitativos de los clientes, a fin de traducirlos en una validación y retroalimentación de confort de los productos en aeronaves”, afirmó López Meléndez.
Se creó dicha metodología para el estudio ergonómico, evaluación y certificación de prototipos de los cojines para asientos de avión. “Como institución decidimos hacer una réplica de cabina de avión, escala 1-1 modelo Boeing 737 para de esta manera asemejar las condiciones y poder evaluar la ergonomía del asiento, valorando la experiencia del pasajero”.
Se diseñó un experimento donde Soisa instaló sus diseños de asientos y la universidad sometió al pasajero a dicha evaluación y estudio de confort. 
Para conocer los resultados, se llevaron a cabo entrevistas a los pasajeros y se evaluaron los diseños de los asientos a través de equipo especializado de la universidad.
En el experimento se monitoreó cualitativamente la experiencia de la simulación de vuelo de los pasajeros, además de observar y analizar su comportamiento grabado durante el estudio (dos horas). 
También se emplearon dispositivos especializados para la medición de presión, los cuales permitieron detectar la presión que realizó el usuario sobre el cojín y de esta manera conocer en qué puntos el cojín tiene menor resistencia.
“Los resultados obtenidos permitieron realizar un comparativo entre los asientos de avión de líneas comerciales y los asientos diseñados por la empresa Soisa, concluyendo que los diseñados por la empresa tienen mayor confort que un asiento comercial”, añadió.
La cabina de avión es una maqueta, estática útil para evaluar el confort, pues encontrar estos resultados no es una tarea numérica sino de percepción del usuario, motivo por el que se necesitaba generar todo el ambiente, incluidos los refrigerios, para que el pasajero se sintiera en un vuelo real y no influyeran factores ajenos en los resultados.
“La metodología para evaluar esto se hizo con base en estudios que existen, aunque no hay suficiente bibliografía para indicar cuáles cojines son buenos o no lo son. Hay muchas variables físicas de los usuarios, como defectos fisiológicos; sin embargo, se acotaron en peso y talla. En una continuación del estudio, pensamos replicar el experimento para tener una mayor solidez estadística”.
Para López Meléndez, el proyecto no se pudo realizar sin la colaboración de un gran equipo de trabajo, que con los años se ha especializado en técnicas de innovación aplicada a la industria, los perfiles del equipo de trabajo son
variados, contando con especialistas en la gestión de proyecto, arquitectos, diseñadores industriales, ingenieros, entre otros.
 
Resultados secundarios
Para la coordinadora de Innovación, el acercamiento de este sector y la institución educativa se debe a las posibilidades de innovación visualizadas en sus productos, pues la vinculación que la universidad ofrece, provee de ventajas competitivas obtenidas a través de herramientas, soluciones científicas y tecnológicas, dispositivos de última generación y recursos humanos altamente especializados.
Al ser esta relación en dos vías, la universidad por su parte obtiene la oportunidad de llevar a sus alumnos y maestros más allá del aula y de un conocimiento teórico; es decir, este tipo de relación permite que la investigación aplicada sea un peldaño en la formación profesional de los egresados y permite crear una vinculación efectiva.
“La incursión de nuestros alumnos en los proyectos, permite que el alumno obtenga oportunidades laborales únicas dentro de la empresa. Podría asegurarse que hasta en 90 por ciento de los casos las empresas con las cuales desarrollamos proyectos ofrecen una oportunidad laboral a los alumnos participantes, incluso los beneficios no se limitan únicamente a eso, sino también se ha generado una dinámica donde dichos proyectos, al ser de investigación aplicada, dan la opción de generar trabajos de tesis donde los alumnos pueden desarrollarse en investigación y obtener un título profesional".
Detalló que la Universidad La Salle Chihuahua cuenta con al menos dos egresados dentro de Soisa, mientras que en otras empresas del Clúster Aeroespacial de Chihuahua hay un alto porcentaje de ellos. "Egresados de la universidad tienen estas oportunidades gracias a su participación en este tipo de proyectos".
Además considera que esta experiencia no nada más ha funcionado para ofrecer su servicio a Soisa sino para otras empresas que de igual forma han ayudado a crecer el Parque de Innovación.
"Algunas de estas forman parte del Clúster Aeroespacial de Chihuahua, las cuales han externado su satisfacción con este tipo de estudios realizados con Soisa. Esta colaboración nos ayuda a trabajar con la convocatoria FIT y generar convenios de colaboración para prácticas profesionales. Estamos muy contentos de que las empresas ahora vienen a buscarnos porque están felices con nuestro trabajo”, concluyó la doctora Claudia López Meléndez.
 
back to top

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos