Menu

Columna del Tigre Blanco (Urge modernizar paso por Caborca)

Columna del Tigre Blanco (Urge modernizar paso por Caborca)
Lo ideal sería la construcción de un periférico como en otras ciudades de Sonora y ‘botar’ definitivamente el tren carguero fuera de la mancha urbana
 
Por Marco A. Manríquez 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Aun y cuando el factor humano, ya sea por descuido, imprudencia, omisión, ineptitud, etcétera, etcétera, es el principal causante del más del 90% de los accidentes y tragedias automovilísticas, según estadísticas de todos los niveles; no se trata de exonerar de total culpabilidad a las autoridades en turno, cuya responsabilidad es proveer medidas relativas a combatir la inseguridad o instituir disposiciones preventivas o precautorias que traten de inhibir o cuando menos disminuir accidentes fatales y otros, como el que acaba de registrarse la tarde de ayer 07 de abril, donde 6 integrantes de una familia procedente de Sinaloa que se dirigía a Tijuana, fallecieron a su paso por Caborca, por la avenida “N” y carretera Internacional, luego de ser arrollado el automóvil en que viajaban, por un pesado tráiler cargado de aceite comestible, que dicho sea de paso fue ‘rapiñado’ grotescamente por ciudadanos sin escrúpulos, valiéndoles un soberano maní, que los cuerpos inertes y sin vida de 6 personas yacieran todavía bajo los hierros retorcidos tras suscitarse el fatal percance, dejando mucho que desear de la solidaridad y duelo ajeno. Pero en fin cada cabeza es un mundo y solo el que carga el morral sabe lo que trae adentro.
La verdad es que, sin duda, después de esta tragedia, donde también resultaron otras dos personas heridas, se comenzarán a tomar cartas en el asunto, como sucede casi siempre, “después de ahogado el niño a tapar el pozo” toda vez que, además, son constantes los accidentes, las quejas y denuncias, de lo peligroso de ese crucero, y de otros que flagelan el paso de la carretera Internacional, en su trayecto por Caborca, como las intersecciones de la calle Obregón, calle 8, carretera a Las Calabazas, avenida “B”, Unison, avenida “N” y boulevard Aviación, respectivamente. Definitivamente la instalación de semáforos solo será un paliativo no una solución a largo plazo, ya que el tráfico creciente terminará por absorber sus beneficios y los embotellamientos cobrarán sus cuotas negativas.
Si a esto le agregamos el paso del tren carguero por el centro de la población, que la divide en dos, al menos dos veces al día, causando conflictos no solo de seguridad, sino otros que se concatenan, pues la cosa se pone cada vez más canija ‘y el pilón como si nada’.
Como les comentaba, en estos momentos no se trata ya de buscar culpables ni de satanizar tampoco a las autoridades, ya que todas sus obras giran en torno a la alicaída economía (y prudencia o precaución por parte de los automovilistas). 
Considero que se deben buscar soluciones drásticas, pero de ipso facto, dado que nuestra población está creciendo a pasos agigantados y nos estamos quedando prácticamente ‘imberbes’ o en pañales ante esta realidad que sin duda cobrará más víctimas de no aceptarse, o dimensionarse, el problema como tal.
Desde hace varias administraciones municipales, proyectos van, planes vienen, pero la neta, como dice un locuaz colega, es que puro ‘chorizo’ y todo sigue igual, puras masturbaciones mentales, argumentándose siempre la falta del fluido monetario, o séase que hay que anteponer otras necesidades más superfluas, al cobro de más vidas humanas.
Aunque ha quedado en veremos, se ha hablado de construiur un periférico como ha sucedido en varias ciudades de nuestro Estado, los cuales han redundado en una merma drástica de percances y pérdidas económicas, optimizando el flujo vehicular y disminuido el estrés de automovilistas, entre otros; y además ha beneficiado y contribuido a que se expandan otras actividades socioeconómicas, y que más terrenos adyacentes y negocios adquieran plusvalía, lo cual es un catapultante de la diversidad económica. 
Esto a todas luces resulta beneficioso, solo hay que buscar las estrategias, mecanismos y logística adecuada, sin que las cosas tomen tintes políticos porque ‘babalú’, creo que la actual alcaldesa Karina García, tiene los arrestos y el empuje necesario para tomar las riendas de un proyecto de tal envergadura que la coloque como una presidenta que hizo historia…. Sobre todo que tiene la experiencia de saber donde tocar las puertas, es solo que siga sus instintos ciudadanos y no se deje guiar por el canto de las muchas ‘sirenas y sirenios’ incrustados en el organigrama municipal, que únicamente le hablan al oido para darle coba, y decire lo que quiere oir, para beneficio propio o político.
Este proyecto sería ideal, y tratar de una vez, aprovechar también, para sacar definitivamente el tren carguero, fuera de la mancha urbana, lo cual sería fantástico por todos los beneficios que representaría, en cuestión de seguridad, salud, imagen y economía, entre otros. Y esto, créanlo, no es una utopía, todo es cuestión de querer hacerlo desinteresadamente aunque lleve tiempo.
Muchos alcaldes no se animan a enarbolar al 100% este tipo de proyectos porque no son redituables políticamente ya que llevan mucho tiempo y creen que no les tocará el reconocimiento, pero la verdad es que los ciudadanos agradecidos, que solo quieren mejorar su calidad de vida, tienen buena memoria y nunca se le olvidan los precursores de grandes avances, de sus respectivas comunidades. 
Por eso es que los grandes proyectos dependen de grandes voluntades, la mesa está puesta para algún alcalde que no quiera pasar inadvertido, aunque esté rodeado de funcionarios rémoras o pusilánimes que solo les guste vivir al día, y únicamente apoyan proyectos u obras que, si bien son necesarias, no dejarán de ser siempre repititivas.
Ojalá que la muerte de esas personas (familia Gastélum y de otras más que han sucumbido en similares circunstancias a su paso por Caborca) no sea en vano y se trate de concretar algo provechoso, con buena voluntad y dejar de lado amarillismos o tintes políticos.. QEPD 
back to top