Menu

DISCREPANCIAS POLÍTICAS Y DE POLÍTICOS (3) Escuelitas, chapulinajes y maridajes de partidos opositores a la orden del día

DISCREPANCIAS POLÍTICAS Y DE POLÍTICOS (3) Escuelitas, chapulinajes y maridajes de partidos opositores a la orden del día
 
Por Marco A. Manríquez:
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
“Para que hijos de  la &’?¡# les sirve, si de todos modos se pasan por el (*) (arco del triunfo) sus propios principios”, fue la respuesta tajante y sin empacho, de un conocido caborquense, harto de la cochinada política, como él mismo la calificó con enojo, al preguntársele que opinaba de las escuelitas que ofrecen los principales partidos políticos a sus ‘mejores’ precandidatos que buscan diversos puestos de elección popular, en el próximo proceso electoral.
Cabe mencionar que, escribiendo coloquialmente, los trompones, zancadillas, patadas debajo de la mesa y escupitajos, entre otros conceptos viperinos y malintencionados, comenzaron desde más temprano (al menos que yo recuerdo), previo a unas elecciones en la que todavía no se han oficializado a quienes serán los ‘buenos’, pero extraoficialmente se tiene conocimiento, desde hace ya varios meses, que por el PRI Caborca ya está ‘palomeado’ el ingeniero Rodrigo Acuña Arredondo, actual diputado local por el III Distrito, para que enarbole la lucha por la presidencia municipal y trate de refrendar la administración para su partido, que actualmente encabeza Karina García Gutiérrez, quien dicho sea de paso trae de cabeza al priismo caborquense, por tomarse algunas atribuciones o decisiones unilaterales que no han sido del agrado de la militancia roja, ni de sus aliados políticos, tema que abordaremos en próximas columnas, debido al posible derrumbe de los pilares del PRI local, por falta de un real consenso democrático, sin tomarse en cuenta perfiles más aptos, según se ha filtrado; y todo por diferencias acérrimas entre grupos de la citada institución política, afectando, ergo, a perfiles frescos y que gozan de gran aceptación ciudadana, por su buen desempeño, tanto como funcionarios públicos, como personas de reconocida calidad moral, al igual que los antes citados, que aunque sus ideales sean genuinos no dejan de ser personajes con etiquetas de ser designados cupularmente y eso es no brincar en suelo parejo. Así se percibe desde afuera por la gran cantidad de militantes, con los cuales coincido abiertamente, a la par que muchísimos ciudadanos de esta ciudad.
Y esto no solo pasa en las estructuras del PRI, sino también y posiblemente hasta con más fuerza, en las filas del PAN donde hay precandidatos hasta para aventar pa’rriba, y la verdad que aunque nos hagamos ‘patos’, ya los jerarcas albiazules a nivel estatal (incluso nacional) ya decidieron que Darío Murillo o Ignacio García sean los que traten de recuperar la alcaldía de Caborca, para su partido, aunque los demás precandidatos solo tendrán la oportunidad de aspirar o ‘negociar’ algún puesto público en caso de ganar las elecciones, y esto no lo digo o escribo con ánimo discriminatorio o de desanimarlos, pero la realidad es que así se ha estado manejando la política desde hace mucho tiempo, los hilos titiriteros se manejan desde arriba. No hay de otra.
Por eso, y regresando al tema de las escuelitas, también coincido con el comentario hecho por un personaje caborquense y con el que iniciamos en la presente columna, “Para que hijos de  la &’?¡# les sirve, si de todos modos se pasan por el (*) (arco del triunfo) sus propios principios”.
Muy cierto, toda vez que si miramos en retrospectiva, solo unos cuantos años atrás era hasta considerado como una aberración política el que un partido se uniera con otro de oposición, contraviniendo abiertamente a sus propios principios, ideales, estatutos u ordenanzas y preceptos, como lo están haciendo ahora sin miramientos, dejando claro que les vale un soberano maní el bienestar de los ciudadanos a quienes desean vehementemente representar, y que únicamente buscan un lucro personal, dejando de lado cualquier tipo de convicciones. “Y más cosas veredes Sancho”.
Por ello y con todo conocimiento de causa, y esto después de platicar con algunos desconsolados ‘alumnos’ de las citadas escuelitas, que reconocen que solo fueron invitados para hacer bolita y dorar la píldora, les puedo asegurar que “Para que hijos de  la &’?¡# les sirve, si de todos modos se pasan por el (*) (arco del triunfo) sus propios principios”; o que alguien me explique cuáles son las ventajas de esas escuelitas si sus mismos preceptos de partido son contrapuestos a los de otros con los que ahora practican maridaje. 
Entonces ahora me pregunto, como si me acabara de echar en la boca una cucharada de canela molida con limón y vinagre, ¿para qué chingaos mantenemos tanto ‘chinche’ partido, y ‘chapulinaje, si al cabo son lo mismo, ó no?. No la chiflen que es cantada y sin pinole, ¿qué opinan?.
 
**observación** LA PRÓXIMA COLUMNA  TENDRÁ  NUEVA PRESENTACIÓN: ESTÉ PENDIENTE y gracias por su  preferencia
 
 
back to top