Menu

*Votar o no votar por el menos ‘pior’(Columna del Tigre Blanco)

*Votar o no votar por el menos ‘pior’(Columna del Tigre Blanco)
**Candidatos políticos y la importancia de sus equipos de trabajo 
 
Por Marco A. Manríquez www.codigo07.com
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Cada vez estoy más convencido de lo retorcida, vilipendiada, destrozada, horripílante, etcétera y una serie más de descalificativos, que se merece nuestra política mexicana y no tiene la culpa la rabia ni el perro que nos mordió y nos sigue mordiendo, sino nosotros mismos que nos dejamos morder una y otra vez (aunque lo escribo y aseguro que solo es en sentido figurado, no juro por temor a perjurio).
Tan es así nuestra sumisión, estupidez y/o enajenamiento mental en que nos encontramos, incluso podríamos decir que hasta con una total falta de respeto hacia nosotros mismos,  que ahora sí lo digo con coraje, que somos unos agachones sin ‘déstos’, me incluyo porque también siento miedo y sé de lo que es capaz la clase política en el poder, siempre rabiosa y ávida de más, valiéndose de cualquier medio o artimaña para pisotear dignidades, integridades y conciencias de la sociedad que anhelamos un real cambio en la forma de hacer política en México.
La verdad que esto pareciera utópico o irreal pero no lo es; está perfectamente a nuestro alcance, solo necesitamos decisión; y en lo personal quisiera que alguien con la suficiente calidad moral me lo refute, con estadísticas reflejadas en nuestras chillantes tripas, educación, salud, y calidad de vida en general de la mayoría de los mexicanos y dijera que estamos bien. Esto último sí, paradójicamente, sería una utopía para no decir ‘jalada’.
Tan es así, válgame por favor la redundancia, que estamos tan ciegos que hasta nos enfrascamos en estériles luchas por diferencias políticas sin importarnos perder amistades por gente que mantenemos con todos los lujos y prerrogativas; y que ni siquiera sabe que existimos. Por eso le apuestan a nuestra ignorancia a través de la desinformación y explotación de vanas esperanzas, mismas que se difuminan, cada vez más.
 
EL RESULTADO: Cumplir con nuestra responsabilidad cívica, malgastando el voto a que tenemos derecho, y partiendo en sí de una premisa falsa y negativa, POR EL MENOS ‘PIOR’ de los candidatos impuestos a rajatabla, por las cúpulas institucionales de los diversos partidos políticos (comparsas algunos, de los más grandes) a sabiendas que los más débiles no tienen oportunidad de ganar pero eso sí, dejándonos la sensación con sentimiento de culpa, de que tenemos más opciones y no las aprovechamos en un sistema electoral justo. 
¿Quién les paga todos esos dispendios de campaña, incluso cuando no hay procesos electorales? ….¡¡¡ Brujos, pitonisos!!! Y todavía nos enemistamos entre los mismos ciudadanos, defendiendo a tal o cual candidato, con infinidad de pretextos, y siempre en pro de él MENOS ‘PIOR’, cuyas únicas propuestas (mismas en las que por cierto se han gastado millones y millones, en conjunto y, “a costilla de Siqueiros”), es la denostación, fuego amigo, golpes bajos, pellizcos en el ombligo, sacaditas de lenguas y escupidas, entre otros epítetos; siendo la única propuesta más decente vista-escuchada, hasta ahorita, por un servidor, la de la música pegajosita esa de un ‘cítrico’ partido que en el papel luce muy bien y en personas ni se diga, la muestra la tenemos en Caborca con una candidata a alcaldesa que no necesita propuestas, aunque parezca piropo, sencillamente porque es perfil político fresco y la sensibilidad está de su parte, O sea el perfil MENOS ‘PIOR’ de los ‘PIORES’. Aunque de seguro argumentarán muchos, todavía defensores o paladines de los MENOS ‘PIORES’, que la veda electoral, que’sto que lo’tro, etcétera, pero  “LA NETA CAMISETA” como dice un compañero de la noticia local, NINGUNO PELA UN (3.1416)NCH CHANGO A NALGADAS’ gastando millonadas en campañas sucias, en lugar de impulsar proyectos productivos comunitarios en las zonas más marginadas, tan solo un ejemplo.
 
CANDIDATOS POLÍTICOS Y LA IMPORTANCIA DE SUS EQUIPOS DE TRABAJO
Se ha preguntado usted ¿Qué tanto influyen los equipos de trabajo o asesores, de sus respectivos candidatos políticos, en la percepción ciudadana?.
Y con esto me refiero tanto a la imagen positiva como negativa que puedan proyectar hacia la sociedad, cosa de harta importancia que debiera ser analizada con lupa por cada uno de los actores políticos que se preparan de cara a la próxima contienda electoral, incluso desde antes, en sus batallas internas de partido, toda vez que al final esto se convierte en parte indispensable de las estrategias que implementarán.
Considero muy en lo personal, que los mencionados equipos de trabajo suelen y, malamente, pasar a segundo plano durante las campañas, enfocándose todos en los candidatos; soslayando la importancia de sus coequiperos. 
No son pocas las elecciones que algunos candidatos, de equis o yé partido, han ganado o en su defecto, perdido; no solo por la buena o mala imagen proyectada por sus respectivos candidatos, sino por la de sus equipos de trabajo, ya que incluso candidatos con mala imagen o reputación han logrado salir avante en los cotejos electorales, gracias a sus citados equipos que gozan de sana vida política, de ahí su importancia. En próximas columnas citaremos, como ejemplo, a algunos de ellos, propositivos y otros que viven en el limbo, dueños de la verdad universal, de esos que mandan a freír espárragos a medio mundo con infinita soberbia, flaco favor hacen a sus candidatos.
 
PD: Por hoy es todo atento lector, si considera que hay razón de quien esto escribe, por favor compártalo sin temor, con valor civil y que sirva esto de motivación en otras personas para expresar sus inquietudes, quejas o malestares, no puede ser peor que lo que vemos, escribimos o compartimos en las redes sociales. Hagan conciencia por favor, no nos auto inutilicemos. QDLB.
 
 
 
 
back to top

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos