Menu

Lorenzo Córdova, cuando lo privado es igual que lo público

Lorenzo Córdova, cuando lo privado es igual que lo público
(Por: Angélica Beltrán).- El martes de esta semana el consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, mostró que en los hechos no es el demócrata que muchos creían.
Tampoco es el personaje sensible en lo social como ha vendido su imagen en los últimos años, y lo ha catapultado a ocupar uno de los lugares más respetables en el ámbito político-social. Donde por cierto, la credibilidad ciudadana es, en lo moral, su fuerza y sustento.
Con la develación de la llamada telefónica que le fue intervenida, Lorenzo Córdova demostró algo tan grave como delicado, que desconoce la diversidad cultural en México; y peor aún, que no lleva intrínseco el respeto a las minorías y como cualquier vulgar se mofa de éstas, en este caso de la etnia Chichimeca de Guanajuato, con cuyos integrantes sostuvo una reunión de “asesoramiento” en las instalaciones del INE ese día.
Así, su autoridad al frente del máximo órgano ciudadano responsable de organizar las elecciones pierde toda credibilidad y respeto de la sociedad, la que también participa –sin sueldo--, como funcionarios de casilla, en la alta responsabilidad de hacer valer el mandato constitucional de votar y ser votado.
El espíritu de ese mandato constitucional, que en la letra es tan elevado para la vida democrática del país, requiere para su cumplimiento de auténticos demócratas y no de farsantes como Lorenzo Córdova.
Aquí aplica la máxima de que uno debe hacer lo correcto aunque nadie lo vea. Así, no importa que la llamada fuera privada, ya que el auténtico demócrata es el mismo en lo privado que en lo público, pues el Ser no cambia como cambia el vestuario. 
Por lo anterior Lorenzo Córdova no cumple el perfil para ocupar tan alto cargo ciudadano, su renuncia sería apenas lo más idóneo.
El falso triunfalismo de Javier  Gándara 
El pasado sábado quedó en entredicho el supuesto triunfalismo del candidato del PAN al gobierno de Sonora, Javier Gándara, a través de un video del mitin más emblemático de la campaña, el celebrado en Hermosillo en presencia del dirigente nacional del partido, Gustavo Madero.
La excesiva confianza del panismo en Sonora se desvaneció de un plumazo en ese evento donde la gente se marchó en pleno discurso del candidato estrella de la jornada electoral, Javier Gándara.En ese acto estuvo acompañado de un diputado federal que brillo por su ausencia en San Lázaro, y que ahora busca ser el alcalde de Hermosillo, el desconocido en la Cámara de Diputado, porque no trabajó, Demián Zepeda.
El desinterés mostrado en Hermosillo, donde supuestamente tiene más arraigo el ex alcalde Javier Gándara,  mostró el lado real de lo que sucede en la campaña panista; que a pesar de la erogación de recursos y acarreo de gente, no existe el respaldo ciudadano ni siquiera el de su propia militancia.
Tal vez porque entre otros temas que interesan muy en particular a la ciudadanía en Sonora son la justicia en el caso de la Guardería ABC; solución al desempleo en Cananea, donde el gobierno del panista Guillermo Padrés mandó a la calle a miles de mineros; y solución al problema de la distribución del agua; y precisamente en esos tópicos los panistas tienen conflicto de interés, por lo que está claro que Javier Gándara no actuará en consecuencia.
Tal y como el dirigente Gustavo Madero y Ricardo Anaya, coordinador de los diputados del PAN, no actuarán contra las corruptelas del gobernador Padrés Elías, muy a pesar del impulso que han dado a la ley para crear el Sistema Nacional Anticorrupción, pues una cosa es el discurso y otra la verdad de lo dicho.
 
back to top