Menu

Reportajes

Encuentran Gonfoterios en Pitiquito (Fin del Mundo)

 
Por estar de moda los MAMUTS en Trincheras, reproducimos este reportaje que fue realizado por wwww.codigo07.com para varios medios estatales hace tres años
Viernes, 20 Marzo 2015 08:00
Written by  Marco A. Manriquez
(Por Marco A. Manríquez/colaboración de Guadalupe Sánchez Miranda))CABORCA.- Desde el año 2007, en el municipio de Pitiquito se descubrieron, en un sitio denominado “El Fin del Mundo” restos fósiles de dos gonfoterios, los cuales eran cazados por los primeros pobladores de esta región, hace más de 13 mil años, así lo reveló la doctora María Guadalupe Sánchez Miranda, arqueóloga responsable de las excavaciones.
Ella explicó que un gonfoterio es un animal extinguido, el cual era una especie de entre elefante y mamut, y la ubicación exacta es confidencial para evitar saqueos, aunque los trabajos en dicha zona, continúan para preservar esta riqueza arqueológica.
Luego expuso que el estudio del “Fin del Mundo” es de gran importancia para la historia de Sonora y de México ya que contiene depósitos preservados donde se pueden observar algunos aspectos del comportamiento humano de los primeros pobladores que llegaron al continente americano, así como un registro detallado de la fauna, flora y los cambios climáticos extremos que ocurrieron al terminar la época glacial y el inicio del Desierto de Sonora. 
Dijo que “las evidencias de esta naturaleza de hace 13 mil años de antigüedad son muy difíciles de encontrar, por esta razón el “Fin del Mundo” es un laboratorio único para estudiar este hallazgo.
“Las evidencias que se han encontrado en lugar están relacionadas con unos de los primeros grupos que habitaron el continente de América conocidos como Clovis.
“La cultura Clovis se caracterizaba por hacer unas puntas de proyectil lanceoladas con una acanaladura basal. 
“Durante el Pleistoceno terminal los grupos Clovis se extendieron por todo Norte América donde la masa de hielo del glacial no estaba presente.
“Eran grupos de cazadores-recolectores que se especializaban en la caza de megafauna del Pleistoceno principalmente elefantes.
“El objetivo principal de esta excavación (2012) fue continuar con los trabajos en la localidad ya que entre 2007 y 2010 se excavaron un total de 50 unidades de 1x1 metro.
“Se removieron entre 150 a 160 centímetros de depósitos pertenecientes al estrato 4, una ciénaga que se formó a principios del Holoceno y se caracteriza por tener un alto contenido de diatomeas (fechada por radiocarbono entre 9800-7500 años A de C). 
 
II PARTE
Al sitio del hallazgo le llamaron “El Fin del Mundo”, y su ubicación exacta es confidencial, para evitar saqueos
(Por Marco A. Manríquez/colaboración de Guadalupe Sánchez Miranda) CABORCA.- Durante una visita a Caborca, y en entrevista exclusiva para www.codigo07.com, la doctora María Guadalupe Sánchez Miranda, manifestó que desde hace 8 años (en el 2007) se descubrieron restos fósiles de dos Gonfoterios, en un remoto paraje de la amplia geografía del municipio de Pitiquito, al que denominaron “El Fin del Mundo”, y cuya ubicación exacta es confidencial para evitar saqueos, aunque los trabajos en dicha zona continúan para preservar esta riqueza arqueológica.
La responsable de las excavaciones, quien es Geoarqueóloga en el Instituto de Geología, de la UNAM, e INAH en Sonora, explicó que un Gonfoterio es un animal extinguido, el cual era una especie de mamut, pero más pequeño, aunque más grande que un elefante, mismo que vivió hace más de 13 mil años (13 mil 400, aproximadamente) y eran cazados por los primeros pobladores de esta región.
Precisó que el estudio de “El Fin del Mundo” es de gran importancia para la historia de Sonora, y de México, ya que contiene depósitos preservados donde se pueden observar algunos aspectos del comportamiento humano de los primeras pobladores que llegaron al continente americano, así como un registro detallado de la fauna, flora y los cambios climáticos extremos que ocurrieron al terminar la época glacial y el inicio del Desierto de Sonora.
 
LAS EVIDENCIAS 
Evidencias de esta naturaleza son muy difíciles de encontrar, por esta razón “El Fin del Mundo” es un laboratorio único para estudiar este excepcional momento histórico, expresó entusiasmada.
Las pruebas que se han encontrado en este lugar, continuó Sánchez Miranda, están relacionadas con unos de los primeros grupos que habitaron el continente americano, conocidos como Clovis, cuya cultura se caracterizaba por hacer unas puntas de proyectil lanceoladas con una acanaladura basal.
“Durante el Pleistoceno terminal los grupos Clovis se extendieron por todo Norteamérica donde la masa de hielo del glacial no estaba presente. Eran grupos de cazadores-recolectores que se especializaban en la caza de megafauna del Pleistoceno, principalmente elefantes.
“En las excavaciones se encontró una ciénaga que se formó a principios del Holoceno y se caracteriza por tener un alto contenido de diatomeas (fechada por radiocarbono entre 9800-7500 años A. de C.).
“Debajo de la ciénaga, del estrato 4, se encuentra el estrato 3b, que es un depósito areno-arcillo representante de un ambiente aluvial con posible estancamiento de agua temporal, pero sin ser de naturaleza lacustre; en el contacto superior se encontraron los restos semi-articulados de dos elefantes del Pleistoceno, de la especie Gonfoterium Curvieronius”, detalló la Geoarqueóloga
Destacó que directamente asociadas a los huesos grandes se encontraron nueve diminutas lascas seguramente desprendidas de las herramientas de piedra que estaban siendo utilizadas para cazar los elefantes.
“Una vez que se sacaron los huesos grandes comenzamos el proceso de bajar el estrato 3b que tiene un espesor de entre 10-20 centímetros. Durante las excavaciones se han encontrado un total de cuatro puntas de proyectil Clovis in situal igual que 12 lascas que se desprendieron de las herramientas utilizadas para cazar el animal.
“Además de la escena de caza de Gonfoterio que se quedó como congelada en el tiempo, “El Fin del Mundo” contiene por lo menos tres áreas de campamentos y dos fuentes de materia prima de rocas que los grupos Clovis estaban utilizando para hacer sus herramientas de piedra.
“No cabe duda que “El Fin del Mundo” es uno de los hallazgos más importantes  de los primeros pobladores de América que se ha encontrado, está aquí en el Municipio de Pitiquito y su estudio que sigue en proceso nos dará muchas sorpresas”, determinó la investigadora.
 
ORIGEN DE LOS CLOVIS
Para la Geoarqueóloga, quien además ha recibido apoyo para estos estudios, de la Universidad de Arizona y National Geographic Society, tiene la hipótesis de que los Clovis entraron a México por Sonora y de ahí bajaron hacia el sur, aunque falta confirmarlo.
Ha dicho que en México es esporádico el descubrimiento de puntas Clovis, y que cuando mucho se cuenta con una docena, encontradas en Sinaloa, Jalisco, Oaxaca y Chiapas; pero en Sonora, los hallazgos llegan a cerca de 100 herramientas, entre puntas y preformas, lo que indica que aquí, hace 13 mil años hubo una población de Clovis abundante.
Otro aspecto que destaca Sánchez Miranda, es que los sitios Clovis por lo regular son pequeños y ella localizó uno en Sonora de gran extensión (cuatro kilómetros cuadrados), que llamó El Bajío, también indicativo de una población considerable.
Cabe resaltar que entre 1998 y 2007, Guadalupe Sánchez descubrió12 sitios similares, de los cuales al menos cinco son importantes para el estudio de los primeros pobladores de América porque fueron habitados por más cantidad de gente que el resto; estos son: El Aigamo, El Granal, Alba, El Bajío que destaca por su extensión, comparable con Gold Sais (EU), uno de los campamentos Clovis más grande de América, y “El Fin del mundo”, importante por el estado de conservación en el que se encontró.
La arqueóloga detalla que los 12 sitios se encuentran alrededor de Hermosillo, unos más al norte y otros cercanos a la costa.
 
RECONSTRUYE ESCENA SÁNCHEZ MIRANDA
“El Fin del Mundo” se encuentra en medio de una planicie desértica, despoblada 150 kilómetros a la redonda; es un lugar donde el sol cae a plomo durante el día y por la tarde ilumina el paisaje de color dorado; la tierra se levanta con la fuerza del viento cubriendo todo como si fuera viejo y la resequedad agrieta el suelo, que aun así florece para regalarnos plantas que parecen esculturas minimalistas.
Pero hace 12 mil años era distinto; “porque era una zona boscosa, con un lago a donde animales propios del Pleistoceno, ya extintos, se acercaban a buscar alimento y seguramente se quedaban atrapados en la orilla pantanosa; los hombres de entonces aprovechaban el accidente de las bestias para clavarles sus puntas de flecha y consumirlos”, reconstruye los hechos en su mente de científica, Sánchez Miranda.
Expuso que para su fortuna, como arqueóloga, algunos huesos de aquellos enormes animales del Pleistoceno permanecieron ahí desde entonces; se quedaron “congelados” en la escena de la contienda como la imagen de una película de ciencia ficción, que ahora los arqueólogos interpretan y reconstruyen en su pensamiento a través del saber que les da años de estudio.
Pero para mayor suerte, en el mismo contexto arqueológico en que se encontraron los huesos de las bestias, yacían también las puntas de flecha Clovis, apenas localizadas el 8 y 12 de enero de 2011.
“La escena pudo haberse detenido para esos dos gonfoterios desde aquel preciso momento en que llovían lanzas sobre sus lomos y costados, mientras un grupo de Clovis intentaba derribarlos para comerlos, para cubrirse del frío nocturno con su grueso pelaje y quizá para elaborar amuletos con pedazos de sus huesos y dientes.
“Por primera vez en Norteamérica, especialistas en paleontología y prehistoria localizamos herramientas de grupos Clovis y huesos de Gonfoterio en un mismo contexto arqueológico, lo que nos permite suponer que el hombre coexistió con esta especie animal de la familia del elefante y también que esta especie vivió por más tiempo del que se piensa en el norte del continente.
“El descubrimiento es de gran trascendencia porque los Gonfoterios sólo se habían encontrado en asociación con el hombre en América del Sur; en tanto que en todo el norte y centro del continente, hasta Costa Rica, las evidencias que se han descubierto son de mastodonte americano y mamut”, añadió Sánchez Miranda.
 
 
 
Read more...

Habitar el desierto, navegar en el mar. Procesos de transformación y permanencia entre los Seris

 
Por: Rodrigo F. Rentería Valencia
Después de la conquista, los evangelizadores intentaron “reducir” a las misiones a los concaác; en el Siglo XX, los predicadores de la Iglesia protestante quisieron apartarlos de fiestas y rituales antiguos. La resistencia a esos embates fue diversa e incluyó la fundación o cambio de asentamientos. Se abordan aquí una serie de procesos que representan de manera esquemática el encuentro de los Seris con Occidente. Sin embargo, la “historia” seri –en este caso, el entendimiento que de la misma tienen ellos, y cuya concepción nos es ajena en gran medida– probablemente no será nunca escrita, sino seguirá contenida y fragmentada en la memoria de aquellos antiquísimos cantos, que cada noche y cada amanecer, son entonados a la tenue luz de las fogatas frente al mar.
No existe tal cosa como la historia seri. En todo caso, la historia seri constituye, desde la perspectiva occidental, el recuento siempre incompleto de su extrañeza hacia una sociedad por definición ajena a cualquier parámetro establecido en su orden civilizatorio. En este sentido, la historia seri refleja en sí misma el constante fallo de Occidente por comprender los hábitos y las características de un conjunto de grupos nómadas que desde tiempos inmemoriales han habitado en las desérticas costas e islas del tercio medio del Mar de Cortés.
Ante el reconocimiento de su abismal diferencia con Occidente, los grupos seris fueron capaces de utilizar por largo tiempo esta “inhóspita” región del desierto sonorense como una barrera física y simbólica ante la cual los colonizadores europeos poco intentaron acceder. Sin embargo, conforme los territorios ancestralmente ocupados por dicha sociedad fueron paulatinamente colonizados durante los siglos XVIII y XIX, la intensidad del vínculo con Occidente fue tomando el curso de su ininteligibilidad, y la violencia emergió como única posibilidad de relación. Desde entonces, la “historia” seri constituye un complejo juego de indicios y ocultamientos, siempre incompleto, sobre la existencia de una sociedad empeñada en habitar un desierto que sólo ellos supieron entender y apreciar.
 
Historia de una extrañeza
Considerados a sí mismos como descendientes directos de una raza de míticos gigantes que dejaron de existir al apostar la vida en juegos de azar, algunos de los concaác (“la gente”) de estos días aún conciben en los vestigios de su memoria a Hant Caii, aquel que con sus cantos forjó la tierra, como su creador. No obstante, Occidente señala otro origen para esta tradición cultural que el registro colonial terminó por denominar como seris, y que los concibe como la culminación de una antigua migración iniciada quizás hace poco más de dos mil años. 
Así, diversos grupos humanos de cazadores-recolectores provenientes del norte de la Baja California cruzaron eventualmente las islas del tercio medio del Golfo de California hasta establecerse en los márgenes costeros del actual estado de Sonora, así como en las islas Tiburón y San Esteban. De acuerdo con los registros cerámicos, es posible rastrear los orígenes de esta tradición cultural, arqueológicamente conocida como Costa Central (Bowen, 1976), alrededor de 800 d.C. No obstante, el hecho de que su lengua se considere un idioma aislado, sin parentesco cercano con ningún otro, señala un aislamiento cultural mucho más antiguo y, por tanto, una presencia de al menos 2000 años en el área. 
 
Rentería Valencia, Rodrigo F., “Habitar el desierto, navegar en el mar. Procesos de transformación y permanencia entre los seris”, Arqueología Mexicana núm. 97, pp. 71-75.
•  Rodrigo F. Rentería Valencia. Etnólogo egresado de la ENAH. Realiza el doctorado en antropología cultural por la Universidad de Arizona, con especialidad en antropología ecológica y del medio ambiente.
 
FOTO:  Niña adornada con pintura tradicional en una fiesta de pubertad en El Desemboque, Sonora, comunidad concaác. Foto: Rodrigo Renterí
 
Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-las-culturas-de-sonora-AM097
 
Read more...

La Playa, Trincheras, tiene una historia de alrededor de 10 000 años

 
La Playa está cerca del pueblo de Trincheras, Sonora, en un abanico aluvial en el pie de monte de la Sierra Boquillas que regaba el río Boquillas. Aunque ahora el área se encuentra muy erosionada, hasta principios de 1960 pasaba por ella un afluente semipermanente del río Boquillas. Foto: Proyecto La Playa
 
Por: John Carpenter Slavens
El sitio de La Playa tiene una historia de alrededor de 10 000 años de ocupación. Entre los vestigios localizados destacan grandes cantidades de concha marina –señal de que la producción de ornamentos de concha fue una de las actividades más comunes– y más de 1 300 hornos –cuya gran mayoría parece reflejar actividades de tipo doméstico–, lo que indica que se trata del elemento arqueológico predominante.
La Playa es uno de los sitios arqueológicos de mayor extensión y uno de los más espectaculares del Norte de México y el Suroeste de Estados Unidos. Se localiza cerca del pueblo de Trincheras, Sonora, a 515 msnm y sobre un área de aproximadamente 12 km2. La mayor parte de los vestigios culturales del sitio se encuentra en los sedimentos del abanico aluvial que se forma en el pie de monte de la Sierra Boquillas, que abarca 4 km de largo (este-oeste) por 2 de ancho (norte-sur). Los vestigios han sido expuestos debido a la gran erosión, aunque el sitio continúa algunos kilómetros hacia el oeste y el norte.
Como parte del Proyecto Arqueológico La Playa, dirigido por quien esto escribe junto con Elisa Villalpando (Centro inah Sonora) y James Watson (Universidad de Arizona), se han investigado aproximadamente 530 elementos arqueológicos, entre ellos alrededor de 283 entierros humanos (250 inhumaciones y 33 cremaciones), 30 entierros de perros y 114 hornos. Además, hemos documentado un paleosuelo del Pleistoceno en el que se encontraron restos de mamut, bisonte, camello, caballo, antílope, venado, jabalí y tortugas terrestres.
 
Cronología
Con base en nuestras investigaciones, hemos propuesto que el sitio de La Playa tiene una larga historia de alrededor de 10 000 años de ocupación.
 
Pleistoceno Terminal (ca. 12500-8500 a.C.) y Holoceno Temprano (8500-5500 a.C.). Entre los materiales arqueológicos paleoindios se localizaron una punta de proyectil Clovis, actualmente en una colección privada, otra punta Clovis cuya base se fracturó antes de acanalarla y dos percutores de asta fosilizados. También se recuperaron por lo menos cuatro puntas de proyectil del tipo Pedúnculo Contraído. Debe señalarse que tipos de puntas similares se encuentran dispersas por todo el oeste de Estados Unidos, las cuales tienen fechas que van de 8700 a 5000 a.C.
 
Holoceno Medio (5500-2500 a.C.). Tradicionalmente, el Holoceno Medio ha sido considerado como un periodo altitermal, en el cual la temperatura se elevó y las lluvias disminuyeron, lo que provocó condiciones ambientales adversas. La ausencia de componentes arqueológicos de este periodo en el desierto de Sonora parece corroborar la teoría que plantea la existencia de condiciones ambientales inhóspitas. 
Es posible que el sitio de La Playa haya estado ocupado por lo menos de manera intermitente durante el periodo altitermal.
El Holoceno Tardío (2500 a.C.-200 d.C.). La ocupación del valle de Boquillas se incrementó considerablemente en este periodo, lo cual parece coincidir con el regreso a condiciones climáticas más favorables, que prevalecieron hacia 3500 a.C. Cerca de 13% de las puntas de proyectil son tipos correspondientes a la primera parte del Holoceno Tardío (antes del periodo Agricultura Temprana), entre ellas cuatro puntas Chiricahua (2800-500 a.C.), 27 puntas Cortaro (2300-300 a.C.) y dos puntas Gypsum (2500 a.C.-500 d.C.). 
 
Carpenter Slavens, John, “La Playa, Sonora”, Arqueología Mexicana núm. 97, pp. 50-53.
 
• John Carpenter Slavens. Doctor en antropología por la Universidad de Arizona. Investigador del Centro INAH Sinaloa, comisionado a la Dirección de Estudios Arqueológicos, y profesor de posgrado en la ENAH.
 
Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-las-culturas-de-sonora-AM097
 
Read more...

¿Debió acudir Karina García a “Women4Climate”? La Columna del Tigre Blanco

Por Marco A. Manríquez (www.codigoo07.com)
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Como preámbulo les especifico qué, ayer lunes 26 de febrero, comenzó en la Ciudad de México la Segunda Cumbre de Mujeres por el Clima, denominada “Women4Climate” en la que participan más de 90 mujeres alcaldesas de diferentes ciudades del mundo pertenecientes al llamado C40, PREOCUPADAS REALMENTE por que el cambio climático deje de ser causante directo e indirecto de tanto desastre natural (el 2017 fue el peor, según se informó), coincidieron las participantes. 
Un día antes, las presidentas de sus respectivos municipios encabezaron la denominada “Rodada Women4Climate” donde la alcaldesa de Roma, Italia, Virginia Raggi, reconoció las iniciativas del gobierno capitalino para fomentar el uso de transportes amigables con el medio ambiente, tales como el paseo “Muévete en bici” y el “Ciclotón”
Expuso que durante la mencionada Cumbre difundirá las iniciativas resilientes, que en su ciudad (Roma) se implementan, tales como uso de energías limpias, mejoras a sistemas de movilidad y transporte público así como gestión de residuos sólidos y otras acciones para cumplir la Agenda 2030, buscando con ello, además, compartir con sus conciudadanos la responsabilidad en la LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.
 
¿POR QUÉ DEBIÓ ASISTIR KARINA GARCÍA?
Y creo que debió haber acudido la alcaldesa de Caborca (ahora con licencia), KARINA GARCÍA GUTIÉRREZ, derivado de la importancia del evento ya que el mismo es de VERDADERO INTERÉS para la sociedad caborquense y la región, pero no lo hizo (si no lo tenía contemplado poquito peor) y solicitó licencia tres días antes, por lo cual considero que antepuso sus proyectos político-personales a los de otros de mayor envergadura para el futuro no solo de los caborquenses sino de otros municipios. No fue así. 
Lo manifiesto no solo a forma de reclamo o queja en nombre de la sociedad, porque estoy casi seguro que fue por omisión el que no se haya percatado de la citada Cumbre y asistir, considerando que Karina García es una mujer muy capaz, con bastante inteligencia y sentido humano, preocupada por el bienestar social: peeeeero sus asesores (que todo lo saben porque son de esos mitoteros que solo sirven para maldita cosa a menos que no sea para endulzarle el oído), no la pusieron al tanto y solo debió de haber esperado unos días más para solicitar su licencia, a menos que alguien me explique el porqué de la prisa a sabiendas que tiene asegurada, según las “chismoencuestas”, la diputación local por el III Distrito a la cual contenderá en el próximo proceso electoral. 
Tal vez parezca exagerado o muchos de los que habitamos en Caborca y la región no lo sepamos, pero creo en lo personal que KARINA GARCÍA debió haber asistido a dicha Cumbre, ya que el impacto negativo en ciertas prácticas de las principales actividades generadoras o motoras de la economía regional, son patentes, aunque sean minimizadas mediáticamente y no pocas veces por las propias autoridades municipales-estatales-federales en contubernio claro con las ambientales, sirviendo incluso éstas, como portavoces, argumentando que las mismas consecuencias negativas a la salud (cáncer, alergias, etc.), son un “mal necesario” porque nos generan un titipuchal de beneficios económicos…..¿a cambio de qué?.... ¡¡¡nuestra salud por supuesto!!!, al solapar dichas autoridades (se rumora que con onerosas mochadas disfrazadas de impuestos, algunos, y yo no lo voy a asegurar porque no me consta, además que no me lo van a creer ¿verdad?) a las grandes compañías mineras que envenenan el medio ambiente, sus mantos acuíferos, y circulan como “Juan por su Casa” con peligrosos elementos tóxicos, devastan flora y fauna silvestre, etcétera……. temas de bastante interés por cierto….. en aras de optimizar la explotación, considero que de forma inadecuada aunque quieran dorar la píldora anunciando y asegurando que lo hacen con las mejores y más inocuas técnicas de extracción mineral…. Sí Chuy, Tá Güeno….,.
Con los esparragueros y su contaminación del aire y otras enfermedades derivadas de la producción, pasa lo mismo…… así como otras actividades que usan métodos obsoletos para producir.
Por lo tanto atribuyo a la omisión involuntaria que, nuestra alcaldesa con licencia, no haya acudido a dicha cumbre y sobre todo el no haber ido preparada y bien documentada estadísticamente para aprovechar también el escaparate (hasta políticamente hablando), para exponer tan terrible problemática que aqueja nuestro municipio y derredores, con la finalidad de atraer la atención y por supuesto beneficios ambientales sustentables, en lugar de escuchar chismes de fulano y zutano, por parte de sus melosas ‘orejas de pacotilla’ que solo crean más discordia y hartazgo ciudadano e incitando a la violencia y por ende a la inseguridad, entre otras cosas feas, denigratorias, cobardes e indignas por parte de esas almitas de Dios. Por favor y, sin predisposiciones, sopese lo escrito, atento lector. Por hoy es todo y seguiremos con otros temas pendientes y bien sustentados, DM, en próximas columnas.
 
PD: A propósito de quejas y como comentario chusco, les comparto que un decano pariente mío, tiene un dicho (aunque barbaján, prosaico y hasta anatémico por cierto) cuando le confío que alguien me molesta y afecta sin tener la anuencia moral, mucho menos divina, para hacerlo o juzgarme, “Mira mi’jo si estás bien con Dios que chinguen a su madre los angelitos”.
 
Read more...

Encuentran en Trincheras brazaletes de conchas marinas que dan identidad a los pueblos del desierto de Sonora

 
Muros de piedra que acogen la espiral del mar. Así define la arqueóloga Elisa Villalpando Canchola al pueblo prehispánico Cerro de Trincheras: un centro rector tan importante como Paquimé en Chihuahua, construido en la ladera de un cerro de 170 metros de altura en cuya cima se encuentra un espacio abierto, delimitado por muros de más de metro y medio de altura colocados en forma de espiral: semejante a la concha de un caracol seccionado.
Una de las hipótesis respecto a la razón para construir ese pueblo sobre la ladera de un cerro aislado propone que se trata de un centro de distribución especializado en la manufactura e intercambio de concha trabajada.
Lo que está confirmado por la arqueología es que los habitantes de Cerro de Trincheras produjeron gran cantidad de ornamentos de ese material marino hace 600 años, aunque la tradición entre los pueblos del desierto sonorense viene de tiempos más lejanos, probablemente desde el periodo Arcaico, unos 4,800 años antes del presente, por unas pequeñas cuentas circulares perforadas descubiertas en el sitio Fin del Mundo, hasta que su desarrollo alcanzó una compleja tecnología que dio a luz sofisticados objetos en Cerro de Trincheras.
En 25 años de investigación, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad de Binghamton, EU, han recuperado tan sólo en Cerro de Trincheras más de 7 kilogramos de concha marina trabajada, correspondiente a 52 géneros y 69 especies procedentes del Golfo de California. Los géneros más comunes son Glycymeris (54%) y Connus (26%), con los cuales se elaboraron cuentas (21.6%), anillos (20%) y brazaletes decorados con hermosos grabados de motivos geométricos (17%).
La arqueóloga Elisa Villalpando Canchola, co-directora del proyecto de investigación en Cerro de Trincheras  y La Playa, explica que las conchas no sólo han servido a los grupos humanos como fuente de alimento, sino su uso ornamental ha sido importante marcador de estatus social, identidad grupal, incluso de género, edad y relaciones entre diferentes grupos. Es el caso de las primeras comunidades de agricultores del desierto de Sonora, donde los rastros arqueológicos indican la existencia de antiguos talleres de producción de ornamentos elaborados con el caparazón de bivalvos y caracoles.
Durante los últimos años, Elisa Villalpando ha estudiado en aquella región de clima extremo y suma erosión, dos grandes conjuntos de materiales arqueozoológicos: uno procedente de las comunidades Trincheras y su centro rector Cerro de Trincheras, que datan de 1300-1450 de nuestra era, y el otro recuperado en La Playa, otro importante sitio prehispánico, más antiguo que Trincheras. Ambos asentados en el área del desierto de Altar y el valle del río Magdalena, al noroeste del estado de Sonora.
Con una historia de alrededor de 10,000 años de ocupación, La Playa conservó grandes cantidades de concha marina, señal de que la producción de ornamentos con esta materia prima fue una de las actividades más comunes. Ahí, los arqueólogos han localizado evidencias de la tecnología de ornamentos de concha de la almeja Glycymeris posiblemente más antigua de las culturas del desierto sonorense. Corresponden con comunidades de agricultores de entre el 850 a.C. al 200 d.C. Se caracterizan por ser aros sencillos, de unos seis centímetros de diámetro, que se obtenían trabajando para adelgazar la parte central de las conchas que desprendían por percusión.
Por las dimensiones de los aros, estos no pudieron ser usados como brazaletes ni pulseras; en cambio, Elisa Villalpando propone que eran cuentas de collar o aretes de grandes dimensiones, similares a los que aparecen en los personajes plasmados en los petrograbados de otro sitio cercano a La Playa, llamado La Proveedora.
Asimismo, ha advertido que los “aretes” no se producían para ser usados por la población local de La Playa, en tanto no se han encontrado en los entierros como parte del atuendo de los individuos; éstos tienen cuentas y pendientes de conchas nacaradas y caracoles sólo perforados. Por tal motivo suponen que los aros eran objetos de intercambio con otros grupos establecidos más al norte o el oeste.
A pesar de su sencillez, el proceso de elaboración de los aros debió tener alto grado de dificultad porque se les rompían constantemente durante la manufactura, lo que se ha advertido por la gran cantidad de desperdicio localizado en el sitio, explica Elisa Villalpando.
Pero con el tiempo, los pueblos del desierto desarrollaron mejores tecnologías para trabajar las almejas: en el periodo cerámico (200 a 1300 d.C.) la técnica era de tallado mediante fasetas de la parte alta de la concha; entonces lograron aros de mayores dimensiones: se han encontrado de hasta 12 centímetros de diámetro y de medio a un centímetro de anchura. Se sabe que esos objetos se usaron como brazaletes y pulseras por las comunidades del desierto.
Los aros como brazaletes se convirtieron en uno de los elementos comunes a todas las sociedades prehispánicas del noroeste de México y suroeste de Estados Unidos: la producción es evidente en varios sitios arqueológicos de ambos países y con diferentes tecnologías, destaca la arqueóloga.
La estudiosa, interesada en el conocimiento de los grupos prehispánicos de las costas y el desierto de Sonora, estado donde reside desde 1979, advierte que los aros más sofisticados fueron logrados por los grupos Hohokam, establecidos en el desierto de Arizona, y las comunidades Trincheras de Sonora.
Los Hohokam desarrollaron una tecnología con la que prácticamente desaparece toda la parte alta de la concha por tallado, incluso en los espacios donde elaboraban las piezas quedaron las marcas de polvo de concha, lo que no sucede en las culturas sonorenses, en cuyos talleres de faseteado se han localizado fragmentos mucho más grandes, no polvo, explica.
Sin embargo ambas comunidades, ya obtenido el aro, tallaban sobre su superficie para producir grabados con grecas y diseños geométricos, a manera de adorno; en el caso de Sonora, muy similares a las formas de los petrograbados y la cerámica polícroma de la cultura Casas Grandes, incluso pudieron intercambiarlos por vasijas Paquimé. De estas piezas, en Trincheras se han encontrado numerosos fragmentos aunque hasta el momento no ha sido posible recuperar un brazalete grabado completo. En cambio, en sitios de Arizona y Nuevo México sí se han descubierto varios completos, algunos con aplicaciones de turquesa.
Las diferentes tecnologías y piezas producidas dan una identidad a cada comunidad del desierto. Todo apunta a que la primera técnica fue la perforación para usar conchas y caracoles como cuentas pero ese proceso no era tan complicado. En cambio, elaborar aros implicaba una tecnología sofisticada que permitiera manufacturar la pieza sin romperla en el proceso, dice Elisa Villalpando.
Caracoles perforados y los aros sencillos se han encontrado en La Playa y en sitios Hohokam de Arizona, donde han podido fecharse por contextos de excavación. En tanto en La Playa sólo se han encontrado a nivel de superficie por lo que su datación se ha hecho a partir de la antigüedad de los entierros en los que estaban colocados. Las fechas coinciden con la fase Ciénega (850-500 a 200 a.C.)
Elisa Villalpando advierte que hay que recordar que son poblaciones que no tenían la frontera internacional actual: son los mismos grupos culturales que habitaban el desierto sonorense, cultivando en las primeras aldeas de la cuenca de Santa Cruz, en Tucson, y en el valle de Magdalena, Sonora: comunidades pequeñas de agricultores emparentados que vivieron un momento de experimentación agrícola, manipulando el agua a través de canales de irrigación.
Los avances de investigación sobre el uso de ornamentos de concha en los primeros agricultores del desierto sonorense fueron presentados en el ciclo de conferencias tardes de CafeINAH que organiza el Museo Regional de Sonora.
Dirección de Medios de Comunicación (INAH)
 
Read more...

Encuentran en Trincheras el resto de maíz más antiguo hallado hasta la fecha en el noroeste de México

Dirección de Medios de Comunicación (INAH)
 
Para la arqueología, los límites de un descubrimiento no se quedan dentro de la retícula de una excavación, la ciencia ofrece nuevos paradigmas de búsqueda y exploración donde el microscopio es una herramienta fundamental. 
En septiembre de 2017, una cúpula de maíz obtenida de un horno prehispánico, hallado en un perfil de más de metro y medio de profundidad, en el sitio arqueológico La Playa, al norte de Sonora, fue fechado en 4299-4142 años antes del presente y resulta ser el más temprano encontrado en el noroeste de México.
Con el propósito de conocer la dieta de los antiguos pobladores de La Playa, en los últimos 15 años, han excavado aproximadamente 80 hornos de tierra hallados en el sitio arqueológico. En 70% de ellos han encontrado restos de maíz, incluyendo cúpulas (cavidad donde se detiene el grano), granos y tallos carbonizados.
Los hornos de La Playa son hoyos hechos en el suelo que utilizaron piedras ardientes para cocinar alimentos. Su tamaño es variable: miden de medio a un metro de profundidad y pueden tener de un metro a varios de diámetro. Los restos botánicos recuperados en ellos han sido analizados en laboratorio con la técnica de flotación: en arqueología consiste en sumergir la tierra recolectada de las excavaciones en cubetas de agua para que la materia orgánica carbonizada flote. Con el microscopio, se identifican las especies de semillas, tallos y demás partes de plantas presentes.
Después de procesar cientos de litros de agua con tierra, una de las materias que flotó resultó ser un fragmento de maíz, que una vez fechado por carbono 14, resultó ser el más temprano del noroeste de México.
Un dato que destaca la arqueóloga es que en La Playa no se han obtenido registros de formación de suelos entre cinco mil y ocho mil años, seguramente porque fue un periodo de mucho calor y poca lluvia, conocido como altitermal. Una época seguramente tan inhóspita para la supervivencia humana en el desierto de Sonora, que los grupos de cazadores-recolectores tuvieron que abandonar su hábitat: en ese momento comenzó el proceso que introduciría el cultivo de maíz.
De regreso en La Playa pasado el periodo altitermal, los trashumantes comenzaron a desarrollar agricultura de irrigación y cultivar maíz en el desierto: a través de canales desviaron el agua de un arroyo hacia campos de siembra. La erosión por acción del viento y agua ha dejado descubiertos esos canales en algunas áreas del sitio arqueológico, sin embargo, están pendientes nuevas exploraciones en busca de más sistemas de riego, justo en el espacio donde se encontraron los hornos con el maíz más antiguo, dice Guadalupe Sánchez, porque los canales hasta ahora hallados tan solo tienen dos mil años de antigüedad.
Los investigadores detallan que en Arizona, en la cuenca del río Santa Cruz, Tucson, se ha descubierto media docena de sitios con vestigios de maíz temprano. En ese contexto, La Playa, en Sonora, está considerada una de las zonas arqueológicas más espectaculares del norte de México y suroeste de Estados Unidos, con una historia de 10 mil años de ocupación humana: en sus 12 kilómetros cuadrados, como resultado del Proyecto Arqueológico La Playa, co-dirigido por Carpenter y los arqueólogos Elisa Villalpando y James Watson, se han descubierto no sólo vestigios de fauna extinta del Pleistoceno, de hace 13 mil años, sino rastros de grupos paleoindios Clovis, de hace 10 mil años, y de bandas de cazadores recolectores de 7500 a 1500 antes del presente.
También ha arrojado importantes descubrimientos de materiales de los primeros agricultores (1500 A.P. a los primeros siglos de nuestra era), entre éstos, casas habitación, áreas de cultivo, canales de irrigación, herramientas líticas, entierros, talleres de fabricación de piezas en concha y hornos, a los que ahora se suma los residuos botánicos que dieron como resultado una de las tres fechas más tempranas de restos de maíz (cúpula) entre 4299 – 4142 años antes del presente.
La fecha más temprana en México de un macro resto de maíz, le corresponde a unos olotes de la cueva de Guilá Naquitz, en Oaxaca, fechados en 6250 antes del presente; seguidos por unos olotes datados en 5300 – 5040, recuperados de la Cueva de San Marcos, en Tehuacán, Puebla. Después están las cúpulas obtenidas en La Playa, Sonora.
Aunque el maíz permitió a los grupos del desierto asegurarse de comida durante el invierno debido a que los olotes secos se podían conservar por tres o cuatro meses, las plantas silvestres del desierto permanecieron en la base alimenticia de esos pueblos: dentro de los hornos se han hallado en mayor cantidad semillas y restos calcinados de mezquite y diversas cactáceas, como la biznaga, explican los arqueólogos.
A diferencia de Mesoamérica, donde el maíz se ha considerado el alimento principal, en el norte de México fue un complemento en su dieta de recolección y caza.
 
Read more...

En fraccionamiento San Luis continúa la problemática y exigen vecinos atención inmediata; viven rodeados de un muladar

Publicado el Sábado, 24 Octubre 2015 12:49
Written by  Marco A. Manriquez
 
(Por Marco A. Manríquez)CABORCA.- Toda vez que ya tienen alrededor de 5 años denunciando ante las autoridades de Salud y Municipales, un terreno que colinda con sus viviendas del fraccionamiento San Luis, porque es un auténtico nido de bichos venenosos y zancudos; y de paso sirve como guarida de malvivientes que solo se la llevan de ociosos y van a “tronárselas”, escondidos bajo los arbustos que hay en el lúgubre lugar, ahora exigen que les solucionen el problema.
Así lo manifestó, enérgicamente, la señora Norma Alicia Hernández Hernández, avecindada por la calle General Ignacio Pesqueira, entre las avenidas Tubac y “J”, del mencionado asentamiento.
Muy ofuscada, y acompañada por el señor Marcelino Torres Álvarez y sus nietos, así como algunos estudiantes de secundaria que en esos momentos pasaban por ahí;  los representantes de los habitantes del mencionado fraccionamiento coincidieron en que la alcaldesa caborquense, Karina García Gutiérrez, ha hecho una excelente labor al frente de la actual administración municipal, pero que necesita también poner orden con ese asunto que ya tiene un lustro, aproximadamente, de estar padeciendo, de toda clase de animales.
“Hasta de dos patas, nos vienen a estar ´jodiendo’, ya que roban parejo a todos los vecinos y no hallamos qué fregados hacer”, asentó entre risas y molestia Doña Norma.
Interfiriendo en la plática, Marcelino Torres, expresó con un característico acento pueblerino, que los mosquitos les acomodan una ‘pela’ porque las autoridades de Salud, no han ido a fumigar.
“Si a eso le agregamos que hasta víboras venenosas hemos tenido que exterminar por temor a que ataquen a algún familiar, todavía hay que soportar los incendios que se generan por la maleza que prolifera en todo el predio que pertenece al ingeniero Javier Ríos.
Apuntó Torres Álvarez, al tiempo de subrayar que es tanta la inmundicia que hay en el lugar, que hasta perros muertos y otros animalitos o mascotas va a tirar la gente a ese ‘chiquero’.
Agregó que las jovencitas y jovencitos de la Escuela Secundaria Técnica, número 8, además de los niños de la primaria Escuadrón 201, de Pueblo Viejo, peligran, si ya no por los animales, sí por los muchachos sin oficio ni beneficio que utilizan lo tupido de la vegetación, para esconderse y poder delinquir sin que nadie o ninguna autoridad, hasta el momento, les haya apercibido o detenido, mucho menos los encargados de la Salud, que es la principal responsabilidad que deben atender porque está en juego mucho, que es la seguridad de los caborquenses, que viven allí o que tienen que pasar por ese maloliente y tétrico lugar, cuyo dueño parece tener muchas influencias que no lo han hecho nada.
Ya de perdida que el Ayuntamiento haga el trabajo y que si no quiere pagar el susodicho ingeniero, pues que le apliquen, ‘la cazadora’, argumentó molesto.
 
Read more...

SEMARNAT Y GENDARMERÍA ALIADOS EN LA CONSERVACIÓN AMBIENTAL

 
*Despliegue permanente de operativos en la zonas de la mariposa monarca, el Alto Golfo de California  y Calakmul.
*La CONANP ha capacitado más de 750 elementos en 16 estados del país
 
Como parte de  las acciones conjuntas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Misión Ambiental de la División de la Gendarmería, a poco más de un año se han realizado 497 acciones tácticas operativas para salvaguardar el medio ambiente y las Áreas Naturales Protegidas (ANP). 
Lo anterior fue dado a conocer en la “Noche de Museos” de la Policía Federal. Como parte de las actividades del tradicional evento, en el último miércoles de cada mes se llevan a cabo visitas a distintos recintos culturales de la Ciudad de México.
Estuvo presente el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano Alamán, el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Alejandro Del Mazo Maza y el Comisionado General de la Policia Federal, Manelich Castilla Craviotto. En el evento se presentaron los resultados de las diversas acciones de inspección, vigilancia y reforestación implementadas por la Gendarmería Ambiental en las ANP.
En este contexto, el secretario Pacchiano Alamán hizo un reconocimiento a los elementos de la Gendarmería Ambiental, “mujeres y hombres comprometidos con la protección de la naturaleza, cuya presencia en las áreas naturales protegidas ha venido a resolver la necesidad de aumentar la seguridad en estas zonas así como la de las personas que las visitan”. 
Por su parte, el Comisionado Nacional informó que, gracias al trabajo de esta corporación, se han detectado y prevenido delitos ambientales en las ANP.  Además, precisó que, actualmente, 750 elementos han sido capacitados.
A un año de la puesta en marcha del convenio entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) para la creación de este cuerpo de élite ambiental, se realizaron también 273 acciones de proximidad  y vinculación social.
Estas acciones permitieron el despliegue permanente de operativos en las zonas de la mariposa monarca, el Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, en la parte sur del Calakmul en el estado de Campeche, Chichinautzin-Lagunas de Zempoala en Morelos y el municipio de Ocuilan en el Estado de México. 
En el mismo periodo, la CONANP y Gendarmería lograron capacitar en materias específicas elementos en 16 estados de la República Mexicana a fin de desplegar operativos especiales en el Corredor Biológico Chichinautzin en el estado de Morelos, el Cañón de Sumidero y Montes Azules en Chiapas, así como en la zona de Holbox en Quintana Roo.
De 2016 a 2017 la CONANP reportó en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca el aseguramiento de 717,425 m3 de maderas clandestinas con apoyo de 70 elementos de la Gendarmería y la clausura definitiva de al menos 16 centros de tala ilegal, así como el decomiso de 59 equipos de aserrío y herramientas diversas. 
En el Alto Golfo de California se contó con al menos 62 elementos de la policía ambiental que aseguraron 36 totoabas (pez comestible) en estado de descomposición, cinco delfines en putrefacción, 21 redes pesqueras ilegales y llevaron a cabo la inspección de 95 embarcaciones clandestinas. 
En cuanto a la zona de Calakmul, la Comisión informó que cerca de 70 elementos de la Gendarmería detuvieron aproximadamente 16,347 m3 de maderas preciosas cortadas de manera ilegal, la inhabilitación de dos hornos de carbón vegetal clandestino y un centro de acopio.
Como parte de su participación conjunta con las autoridades locales, estatales y municipales, ambas instituciones realizaron acciones de liberación de gambusia yucatana (16,000 peces para prevenir la incubación de larva del mosco transmisor del virus de zica y chicunguya). Asimismo se recuperaron 137 ejemplares de cangrejo azul que fueron devueltos a la playa. 
Cabe señalar que el convenio de colaboración para la instauración de la Gendarmería Ambiental fue firmado en abril del año pasado por el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, y el titular de la SEMARNAT, Rafael Pacchiano Alamán. Entre los objetivos del convenio destacan la salvaguarda de la integridad de las personas, garantizar, mantener y restablecer el orden y la paz públicos en las áreas naturales protegidas de jurisdicción federal. 
Así mismo, se compromete al correcto resguarde de las instalaciones hidráulicas, los vasos de las presas, los embalses de los lagos y los cauces de los ríos, entre otras acciones en beneficio de la conservación del medio ambiente.
Al evento asistieron estudiantes, elementos de las distintas divisiones de la Policía Federal, sus hijos y familiares, así como invitados especiales de distintas instituciones.
 
Read more...

Aumenta presencia de fauna nociva durante el calor

(Por Marco A. Manríquez) CABORCA.- Con una experiencia de casi 47 años en el ramo de la fumigación doméstica en Caborca, el señor Emeterio Rodríguez Burboa, es sin lugar a dudas uno de los pioneros en el exterminio de fauna nociva en esta ciudad y la región (ahora es asesor técnico de Fumigaciones Domésticas Rodríguez).
 
Durante una entrevista para este medio de comunicación, asentó que durante las temporadas de calor es cuando se incrementa, y de manera muy significativa, la presencia de plagas molestas.
Ejemplificó una mayor proliferación de cucarachas, alacranes, viudas negras, arañas violinistas, termitas y ratones así como de otros bichos peligrosos (reptiles venenosos) para la salud humana, incluso que ocasionan fatalidades.
“Con el calor y la humedad, tiende a aumentar la presencia de insectos y bichos; algunos de ellos peligrosos para el ser humano, por lo cual la población debe prevenirse, mediante un correcto control en sus hogares, y evitar algún suceso desagradable”, sentenció.
Pero para ello debe haber la corresponsabilidad entre el personal encargado de las fumigaciones, y los clientes, para que el control sea integral, resaltó.
“Debe haber una corresponsabilidad, porque hay que entender que la higiene es muy importante, ya que en esta radica el éxito de hasta un 80% el buen resultado para mantener alejadas las plagas de nuestros hogares.
“Porque podemos tener una casa que constantemente se fumigue, pero si no hay limpieza, ni orden, no se lograrán los objetivos deseados”, expuso.
 
CUCARACHAS: LAS MÁS MOLESTAS
Rodríguez Burboa, determinó que la plaga más molesta, y por la cual son más requeridos los servicios de control y exterminio; hasta en un 70% más comparativamente con otras temporadas, es la de cucarachas, seguida por los arácnidos, roedores y los grillos, después de la temporada de lluvias.
Comentó que las cucarachas más problemáticas, casi en porcentaje igual que la cucaracha de drenaje, y que es el Talón de Aquiles de abarroteros, restauranteros, industria y hogares, es la cucaracha alemana (Blattella Germánica).
“El grado de proliferación de este bicho es asombroso porque cada individuo al año es culpable de la presencia de más de 102 mil 500, por el gran efecto multiplicador de la especie, considerada de las más antiguas que habita nuestro planeta”, apuntó.
Luego 3apuntó que realmente no es difícil erradicar esta plaga, la cual se expande por el descuido del ser humano, principalmente durante el traslado de mercancías u objetos, de un lugar a otro.
“Muchas veces las amas de casa van al mercado, tiendas o abarrotes, a traer cartera de huevos, cartones, bolsas de mandado, etcétera, y ahí las acarrean sin darse cuenta.
“También cuando se presta un objeto, como un aparato electrodoméstico, mueble u otro artículo a alguien; o simplemente que llevamos a reparar algo a un taller o negocio, no nos percatamos que se escondió un animalito de estos en cualquier rincón y al cabo de unas semanas aparecen de repente, pero la verdad es que fue por descuido”, refirió.
 
TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES
Rodríguez Burboa, indicó que entre las enfermedades que las cucarachas pueden transmitir, están: la lepra, disentería, diarrea infantil, infecciones urinarias e intestino, inflamación y formación de pus, gastroenteritis, fiebre entérica y tifoidea. 
Así también apuntó que varios estudios muestran que las cucarachas pueden adquirir, mantener y excretar ciertos virus, siendo vectores de la hepatitis infecciosa y enfermedades dérmicas, entre otras.
 
APLICACIÓN CORRECTA DE FUMIGANTES
 
Por lo tanto agregó, es necesario que al aplicar una fumigación, esta se haga por alguien conocedor de la materia porque puede resultar contraproducente toda vez que las cantidades y lugares de aplicación tienen que ser específicos para evitar otros riesgos de salud, a los mismos integrantes de la familia del domicilio y/o trabajadores de oficinas, bodegas, fábricas, etcétera, donde se va a fumigar.
“Yo siempre comparo las casas con los cuerpos humanos, porque cuando una persona se enferma es porque tiene una infección, o alguna toxina le está afectando. Vas con el médico y éste le receta una cantidad de medicamentos, que al final de cuentas es un veneno para contrarrestar la enfermedad que trae, cada tanto tiempo, dependiendo de lo malo que esté.
“En las casas es igual, pero al problema se le llama infestación, y ésta se va a combatir con venenos, por eso cuando se contrata a un profesional para controlar las plagas, hay que tener en mente que se van meter venenos y estos tienen que ser acordes al grado del problema, espacio, etcétera.
“No es por la publicidad (que aunque siempre es buena), pero la realidad que es más eficaz; y al final más económico, contratar los servicios de un profesional del control de plagas para evitar riesgos mayores, sobre todo cuando hay niños o mascotas que puedan tener contacto con los venenos, si no se aplican correctamente”, destacó Rodríguez Burboa.
 
PD:
Para cualquier consulta y/o aplicación de productos, para exterminio de plagas, pueden comunicarse con Leví Rodríguez, a Fumigaciones Domésticas Rodríguez, ubicada por el boulevard Benito Juárez (calle 8), esquina con avenida “Y”, de la colonia Industrial. Teléfonos: 37 23333 y 37 23356, para erradicar todo tipo de plagas molestas y peligrosas.
 
Read more...

Es un guerrero….y todo un ejemplo de superación a pesar de su discapacidad…..

Se trata de Joel Aarón Portillo Angulo quien ya culminó su carrera de Licenciado en Derecho y está en vías de terminar Psicología…..
 
Por Marco A. Manríquez(www.codigo07.com)CABORCA.- Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el pasado jueves, El Diario de Sonora entrevistó a Joel Aarón Portillo Angulo, quien pese a su discapacidad motriz, ésta no le fue impedimento para que terminara su carrera de Licenciado en Derecho (2003-2008) en la Unison de Caborca y que ahora se encuentre a la mitad de la carrera de Psicología.
Al inicio de la actual administración municipal, la alcaldesa Karina García Gutiérrez le ofreció, muy atinadamente, empleo como Vocal Ejecutivo de la Discapacidad, que es parte del Consejo Municipal de la Discapacidad, con la finalidad que sirva como ejemplo de superación a las demás personas con símil condición, además de dejar el mensaje que con voluntad todo se puede. 
Sobre la discapacidad que lo aqueja, narró que aunque tiene sensibilidad en todo su cuerpo, y puede mover levemente algunas partes, no tiene fuerza ni maniobrabilidad, a placer, pero su actividad cerebral es óptima.
“Bueno eso creo yo”, dijo riéndose, mostrando optimismo y que no se siente acomplejado, “la principal discapacidad que debemos eliminar, es la autocompasión porque esto frena cualquier impulso de superación que podamos tener y en contraparte arrastramos a los nuestros a esa especie de trauma emocional o congoja. Incluso esto va para las personas que no tienen ninguna discapacidad física.
“Muchas veces nuestra propia familia nos va tachando como víctimas, inconscientemente, en su afán por protegernos; y esto lo vamos asimilando poco a poco hasta caer en la auto compasión y pensar que todo lo merecemos, por estar enfermos, etcétera.
“Esto es lo peor que puede pasar porque perdemos esa voluntad de salir adelante y en lugar de luchar nos abandonamos. Incluso hay otros que se quieren ganar la vida pidiendo apoyo en las esquinas, y aunque esto se entiende porque hasta personas sin ningún tipo de discapacidad lo hacen, creo que debemos esforzarnos más.
“Hay que demostrarle a nuestra sociedad que somos útiles y si queremos una inclusión en la sociedad tenemos que empezar por nosotros mismos”, aconsejó con determinación.
Hasta los 5 años de edad, recordó Portillo Angulo, tenía una infancia normal, en su natal Ímuris, pero de repente se enfermó de artritis y todo cambió drásticamente para él y los suyos, ya que en aquel entonces no había tantas opciones de tratamiento para dicha enfermedad.
Indicó que la primaria (con uso de muletas), la terminó sin contratiempos porque todavía podía caminar y hacer otras actividades, pero cuando estaba en segundo año de secundaria tuvo una fuerte recaída y desde entonces comenzó a andar en silla de ruedas, como hasta hoy; con la única diferencia que ahora es eléctrica, aunque cuando se le acaba la carga de la pila en la calle, se pone en un predicamento y tiene que llamar a alguien de su familia o amigo.
Asimismo describió que cuando se le inflaman las articulaciones la situación se le torna, en ocasiones muy dolorosa, máxime cuando hay descensos extremos de temperatura porque los huesos le empiezan a doler o punzar, por el frío, y el medicamento es costoso. 
Ahorita hay vacunas y medicamentos que te ayudan a tener más movilidad, pero son muy caros, ya que cuestan entre 6 mil a 10 mil pesos, para un mes, refirió.
También comentó que tiene 32 años de edad y siempre ha contado con el incondicional apoyo de su fiel acompañante y “ángel guardián”, su mamá, doña María Ramona Angulo Payán, quien actualmente tiene 69 años de edad y está enfermita (viven solos ambos).
“Ella recientemente sufrió una trombosis cerebral aunque afortunadamente se encuentra en etapa de recuperación y con ayuda de una silla de ruedas, hay la lleva y ya puede levantarse muy despacio y trata de hacer cosas, pero siempre agarrada de algo.
“Cuando mi mamá estaba bien, me hacía todo, pero hace como tres años sufrió un derrame cerebral y, a partir de allí, tuve que empezar a ser independiente y las cosas se complicaron más.
“Ella me ayudaba a bañarme, cambiarme, alimentarme, etcétera, y cuando se enfermó tuve que comenzarlo a hacerlo yo solo; y como nunca lo había hecho fue algo muy complicado”, expresó.
Respecto a las dificultades que tienen que enfrentar las personas de su condición, Portillo Angulo, con bastante seguridad y fluidez de habla, señaló que la falta de sensibilidad, por parte de muchos ciudadanos, es de los principales problemas. 
“Y en otros diversos aspectos, que van desde la falta y obstrucción de accesos a espacios públicos e indiferencia en los medios de transporte, hasta la ausencia de equidad en empleos, educación y la vida socio-política, entre otros”, puntualizó.
Portillo Angulo, agregó que como meta personal, después de concluir su carrera de Psicología le gustaría, basado en la Ley de la Inclusión para Personas con Discapacidad en el Estado de Sonora, que el Municipio de Caborca abriera un departamento de Psicología para personas discapacitadas y brindarles el apoyo que tanto requieren.
“Definitivamente ese sería un gran proyecto para echarle la mano a todas esas personas, para que tengan una rehabilitación integral, tanto física como psicológica, según lo necesiten”, externó al concluir que tiene en mente varios proyectos para la apertura de talleres (artístico-deportivo-culturales), para detonar la participatividad y la inclusión de la gente discapacitada, en el entorno social que vive, aunque para ello se necesitará mucho apoyo de la administración municipal que encabeza Karina García a quien agradeció enormemente la oportunidad que la está dando y sobre todo la apertura para más gente como él.
 
 
Read more...

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos